Ir a contenido

ENTREVISTA

Fangoria: "Siempre seremos un grupo de los años 70"

Alaska y Nacho Canut adaptan sus canciones españolas favoritas en 'Extrapolaciones y dos preguntas (1989-2000)', el disco que presentan en el Sant Jordi Club

Jordi Bianciotto

Alaska y Nacho Canut, Fangoria, el pasado febrero en Barcelona.

Alaska y Nacho Canut, Fangoria, el pasado febrero en Barcelona. / ALBERT BERTRAN

Alaska y Nacho Canut celebran el 30º aniversario de Fangoria con ‘Extrapolaciones y dos preguntas (1989-2000)’, el primero de sendos discos (el segundo saldrá en otoño) en los que versionan sus canciones españolas favoritas surgidas en paralelo a esas tres décadas de singladura. En este volumen priman los 90, y sin manías: OBK, Family, Ku Minerva, Corcobado, Los Planetas... Lo presentan este sábado en el Sant Jordi Club.

¿Por qué un disco de versiones?

Nacho Canut: Porque el último que sacamos, ‘Canciones para robots románticos (2016), era tan perfecto que era mejor dejar pasar unos cuantos años antes de sacar el siguiente con canciones nuevas.

Alaska: Y es una forma de dar a conocer a unos artistas, pero también de conocer más al artista del que te estás comprando el disco. Va todo junto.

Les inspiró ‘Pin up’ (1973), de Bowie.

N. C.: Y otros discos: de Bryan Ferry, Siouxsie and the Banshees, Marc Almond, Ramones... Incluso los primeros de los Stones y de los Beatles: yo conocí las canciones de Chuck Berry y Little Richard gracias a ellos.

"Como dijo Neil Tennant [Pet Shop Boys], los años 90 empiezan en 1988, con el acid house"

Fangoria nació el 31 de octubre de 1989, solo unos meses después de la aparición de ‘Fan fatal’, el disco final de Alaska + Dinarama. ¿Intuían un cambio de ciclo en el pop?

N. C.: Como dijo Neil Tennant (Pet Shop Boys), los 90 empiezan en 1988, con el acid house.

A.: Ya estaban The Shamen, el ‘sonido Manchester’, y poco después The Orb, y Primal Scream, con su reconversión...

N. C.: Pero en España yo creo que los 90 tardaron en llegar: empezaron en 1995 o así. Nosotros fuimos a Ibiza en 1987 y recuerdo estar en un párking oyendo acid house, cuando en España todavía se estaba con Mecano. Pero nosotros somos de los 70, del glam.

A.: Es lo que vamos a ser siempre: un grupo de los 70. Nuestro ADN es de entonces.

N: Nuestra manera de pensar es del siglo XX.

En el disco conviven canciones de Family y de OBK, que en la época podían representar el súmmum de lo ‘indie’ y de lo ‘mainstream’. ¿Estaban más cerca de lo que parecía?

A.: Ese es un ejemplo de que el pop es muy abierto. La mayor diferencia está en las letras, no en la música ni en los arreglos.

N. C.: Con OBK coincidimos ya entonces en ‘raves’. Recuerdo una vez, con Afrika Bambaataa, Paul Oakenfold, Adamski y el de ‘X-ta sí, X-ta no’ (Chimo Bayo). Eran muy simpáticos con nosotros, cuando ellos eran masivos y nosotros no éramos nada. “Fíjate, que simpáticos son con nosotros sin necesidad de serlo”, nos decíamos. Y esta canción, ‘Historias de amor’, es un clásico.

"Ha habido prejuicios con todo; con Los Chunguitos, con Raphael, con Camela..."

Así que ‘Extrapolaciones y dos preguntas’ tiene algo de ‘vendetta’ contra los prejuicios.

N. C.: Es que esto ha pasado con todo: con Los Chunguitos, con Raphael, con Camela... ¿Cuál es ese grupo que tocó en Primavera Sound? Los Chichos, ¿no? Antes todo lo que programaban era ‘underground’, el rollo ‘Pitchfork’. ¿Sigue existiendo? Pero ahora, con la distancia, todo cambia.

A: A nosotros no nos hace falta esa distancia para ver las cosas.

N. C.: A nosotros no, pero a los críticos de rock, sí. Y a OBK ahora se les ve de otra manera. Es música pop perfecta, muy bien hecha. Un grupo europeo que ha hecho unos cuantos clásicos.

A.: Lo mismo ocurre con otra canción muy conocida del disco, la de Ku Minerva (‘Llorando por ti’). Era una factoría de éxitos que había en Catalunya, un equipo de productores y compositores. Trabajaron en el primer disco de Mónica Naranjo. Eran como Stock, Aitken & Waterman.

Atacan ‘¿Qué sería de mi sin ti?’, de Carlos Berlanga. ¿La continuación de ‘Cómo pudiste hacerme esto a mí’, de Alaska y Dinarama?

N. C.: Sí, cuando ella sale de la cárcel, porque ha cumplido la condena completa, y se encuentra con el vacío social por ser una asesina y tal. En directo tocamos las dos canciones seguidas, contamos la historia completa.

A. Esta canción él la compuso con este fin, en un momento en que ya estábamos separados musicalmente.

Aquel disco de Berlanga, ‘Indicios’ (1994), estaba lleno de ‘hits’ que no lo fueron nunca.

A.: Y el disco de Family, y el de Los Sencillos, y el de Ellos, y el de McNamara... Canciones que están en discos que son perfectos, que podrían haber sido éxitos.

N. C.: Carlos en solitario no tuvo ‘hits’, y con nosotros sí. ¡Que se lo hiciera ver!

"A Carlos Berlanga en solitario le faltábamos nosotros, nuestra forma de trabajar"

¿Qué le faltaba?

N. C. ¡Pues nosotros! La forma de trabajar. Pero no quería hacer ‘playbacks’, ni muchas más cosas.

A. Él a esta entrevista nunca habría llegado. Pero creo que ahora estaríamos en un punto perfecto con Carlos. Nos diría “os doy cinco canciones”. Sería como Guille (Milkyway), una especie de colaborador, sin la obligación de hacer cosas que no le gustaran.

N. C. Pero Dionne Warwick tenía éxitos, y Burt Bacharach, no, y lo que no podía pretender Bacharach era ser Dionne Warwick. Son cosas diferentes. Y Carlos pretendía serlo todo, y no puede ser. Salvo, quizá, que quieras ser superprofesional, y eso él no lo quería.

Hay dos canciones nuevas, ‘¿Quién te has creído que soy?’ y ‘¿De qué me culpas?’, ambas en segunda persona y llenas de reproches.

N. C. ‘Cómo pudiste hacerme esto a mí’ también era así, aunque allí se llegaba al crimen.

A. Porque ya hemos visto que después del crimen se va la cárcel.

N. C. Hacer reproches es típico de nosotros.

Antes decían que son muy del siglo XX. ¿Les pilla lejos la música urbana?

N. C. Hemos colaborado con King Jedet y Ms Nina, que son reguetón más bien, pero vamos, son artistas del presente.

A. Pero a mí me es imposible pensar en el reguetón sin pensar en el rap, el reggae, en Grandmaster Flash... Hay un hilo conductor. Todo esto no aparece ayer. En 1990 ya había reguetón.

N. C. La lambada era el reguetón de los 90.

A. Pero ahora parece que masivamente solo se oiga esto.

N. C. Pero sí que es verdad que estamos asistiendo a la muerte y entierro del rock. Eso sí que no le interesa a nadie.

Hombre, ¿seguro?

A. Lo que es verdad es que hay muchos circuitos paralelos. Parece que solo haya una cosa y no es verdad. Si miras los festivales, parece que solo haya grupos de cuatro chicos con barba. No sabes si son músicos o los técnicos de sonido.

N. C. El rock son las estrellas: una persona que ves bajando del avión privado. O Bowie e Iggy Pop, yendo en el Transiberiano con aquellos modelos que llevaban. Las estrellas pueden ser del rock o de la copla, como Isabel Pantoja. Y ahora lo que hay es gente normal que ha hecho un grupo con sus amigos.

¿Hay alguna estrella en la moderna música española?

A. Rosalía lo es. Cómo mira la cámara, cómo pisa... Todo.

N. C. Y Jota, de Los Planetas, y Genís (Hidrogenesse). Y Miqui Puig: lo ves y dices “¿de dónde ha salido?”. Gente especial, da igual el género musical que hagan. Las Kings of Leon también, con su melenita setentas.

Ese femenino genérico que usan a veces es muy de la izquierda alternativa.

N. C. ¡No, no, no! Nosotros ya lo usamos hace tiempo...

A. Ah, sí, ¿utilizan el femenino?

Sí, dicen “hoy la policía ha detenido a cien manteras”, y en la foto salen unos señores africanos.

A. ¡Qué bueno!

N. C. Nada más alejado de eso.

A. ¡Lo hacemos desde los 12 años! Desde que conocimos a McNamara, y Tino Casal. Es nuestra escuela: las que eran mayores que nosotros. Ahí aprendimos.

"Nunca habíamos visto a tantos niños en nuestras firmas de discos"

¿Sienten que Fangoria tiene un público estabilizado?

N. C. Es cambiante. Yo ahora nunca había visto tantos niños en las firmas de discos.

A. Pero esto ya lo dijiste con el disco anterior.

N. C. Es que vienen muchos, de seis años, y nos ven y se ponen a llorar. Nos traen un dibujo del colegio y salgo yo, calvito... Y me pregunto: ¿pero esta niña qué ve en nosotros?

A. Pues yo lo entiendo muy bien. Ven lo que yo veía en la Familia Monster y no el presentador de televisión de turno. Nosotros, si nos quieren dibujar, somos como personajes Manga. Estamos más cerca de atraer a niños.                  

El nuevo disco, con todas esas versiones de canciones del pasado, ¿propone una evasión del clima que se vive actualmente en España?

A. Yo creo que sí, pero no es algo de ahora: a los 12 años yo ya decidí hacerme un mundo, un lugar del que formaran parte las cosas, los iconos, que yo eligiera. Este disco representa mis años 90, que no son los de la crisis de 1993.

Ni los del grunge.

N. C. Aunque mira cómo está ahora Courtney Love, ¡divina, toda operada!

A. En los 90 nosotros nos creamos nuestro propio mundo, y este disco es un reflejo. ¿Tiene algo que ver con la realidad de entonces en España? Pues no.

Temas: Alaska