EL ÉXITO DE UN CREADOR CATALÁN

¿Por qué los chinos enloquecen con el cine de Oriol Paulo?

Los espectadores consideran muy estimulantes las estructuras alambicadas del cine del director barcelonés, de ahí el éxito de 'Contratiempo' y, ahora', 'Durante la tormenta'

Adriana Ugarte y Chino Darín, en una imagen promocional de ’Durante la tormenta’, de Oriol Paulo.

Adriana Ugarte y Chino Darín, en una imagen promocional de ’Durante la tormenta’, de Oriol Paulo.

2
Se lee en minutos
Adrián Foncillas
Adrián Foncillas

Periodista

ver +

Shengzhen Lu y Yanping Wu reconstruyen mentalmente la película 'Durante la tormenta' para atar los últimos cabos y sentenciar si cuadra el guión. Cuadra, acuerdan tras unos minutos hilvanando escenas y diálogos. “Es una historia de amor. Me leí la sinopsis antes de venir porque la anterior película de este director ('Contratiempo') me costó entenderla, tuve que verla una segunda vez”, aclara Lu, publicitaria de 26 años, a la salida de un cine del barrio pekinés de Shuangjing. Wu, representante de artistas de 25 años, se declara admiradora del director. “Me la descargaré de internet para verla otra vez y apreciar todos sus giros de guión”, añade.

Las películas alambicadas y densas del barcelonés Oriol Paulo son contraculturales aquí. Ninguna dictadura coloca frente a las pantallas a su pueblo para estimular su intelecto y China no es una excepción. La oferta, con escasísimas excepciones, suele ser deprimente. Oscila entre las grandes producciones nacionales, con más ruido que sustancia y sobredosis de propaganda, y el puñado de decenas de películas extranjeras que Pekín permite estrenar para proteger a su industria: más 'Fast & furious', 'Transformers' y similares que sutilezas europeas. La televisión es otro páramo, con comedietas de jovenzuelas cuya misión vital termina en el matrimonio y groseras representaciones históricas con pérfidos japoneses y chinos heroicos. No extraña que triunfen las producciones coreanas o japonesas en China.

Ese ovillo de dimensiones temporales paralelas y subtramas es estimulante para una élite intelectual. Ocurre que una élite es mucha gente en un país con 1.300 millones de habitantes y así se explica el éxito del cine de Paulo. “He venido porque me encantó 'Contratiempo'. Los directores chinos, cuando intentan hacer un cine de suspense inteligente, acaban filmando idioteces. Nunca veo cine chino”, señala Tientien antes de entrar en la sala. El público en un día laboral estaba formado por jóvenes urbanitas universitarios y algunos profesionales liberales.

Noticias relacionadas

Tráiler de ’Durante la tormenta’ (2018)

Los chinos consumen una ínfima parte del cine a través del afeitado circuito de salas. Al alcance tienen varias plataformas, legales e ilegales, y tiendas físicas donde puedes comprar por el equivalente a un euro cualquier película recién estrenada. De ese magma emergió el millón de descargas que convirtió 'Contratiempo' en la película española más vista aquí. El romance ha resistido la segunda cita. 'Durante la tormenta' alcanza una puntuación media de 8,8 entre 33.000 usuarios en la web de referencia Dazhong Dianping. “No aparté ni un momento los ojos de la pantalla ni fui al baño porque temía perderme cualquier detalle. Aunque es una historia plana, el director la convierte en excitante al encadenar un clímax tras otro. Estaba algo confundido pero la entendí al final”, juzga un usuario. La mayoría rezuma esa satisfacción por el reto intelectual superado.