19 sep 2020

Ir a contenido

ENTREVISTA

Deacon Blue: "El Brexit no es democrático para los escoceses"

El grupo pop, autor de éxitos como 'Real gone kid', actúa en Apolo con el repertorio de su gira '30 Years and counting'

Jordi Bianciotto

Deacon Blue, en una imagen promocional, con Ricky Ross, tercero por la izquierda

Deacon Blue, en una imagen promocional, con Ricky Ross, tercero por la izquierda

En febrero del 2018 Deacon Blue regresaba a Barcelona tras 25 años de ausencia y este miércoles (Apolo, 21.00 horas, Festival Mil·lenni) volvemos a tener aquí al grupo escocés, ahora embarcado en una gira de aniversario titulada ’30 Years and counting’. Hablamos con su cantante y principal compositor, Ricky Ross.

Se bautizaron a partir de una canción de Steely Dan, pero Deacon Blue nunca ha tenido los aires jazz progresivos de Donald Fagen y compañía.
Pero más allá de eso, o de la conexión lírica con la canción 'Deacon blues', me gustaba la atmósfera que la envolvía, y la de todo aquel álbum de Steely Dan, ‘Aja’ (1977). Es cierto que nos dedicamos a un tipo de canción que iba más al grano, pero Steely Dan fue un punto de partida para nosotros.

Su primer disco, ‘Raintown’ (1987), aludió a Glasgow, a cierta melancolía asociada al clima. ¿Qué representa para ustedes esa ciudad?
Creo que casi todas las canciones que hemos publicado tienen algo que ver con ese lugar en el que vivo, trabajo y escribo. Glasgow es el lugar asociado a ese ciclo de más de 30 años. Sí, ha sido una marca para nosotros. Una ciudad post-industrial muy creativa, que ha inspirado a escritores, pintores, músicos… Y con mucho debate ideológico en torno a la política y los cambios sociales.

Formaron parte de aquella ola de pop escocés de los 80, que abarcó a Simple Minds, The Silencers, Big Country, The Waterboys, Texas… ¿Cree que tenían cosas en común?
En los 80 hubo muchas incursiones en formaciones alejadas del modelo clásico de batería acústica, guitarra y bajo, basándose más en la electrónica, y nosotros, creo que nos mantuvimos más fieles al concepto de banda con músicos reales. Luego, el éxito de Simple Minds fue determinante: su éxito salpicó a las otras bandas, una a una.

Se ha comparado a veces a Deacon Blue con Prefab Sprout. ¿Ve puntos de contacto?
Me encanta Prefab Sprout y siempre ha sido una gran influencia para mí. Sus dos primeros álbumes tuvieron un gran impacto, sobre todo el segundo, ‘Steve McQueen’. Eran álbumes con todas las letras, desde el principio hasta el final, con ambición y con atención por los detalles. Para nosotros representaron un desafío.

En los conciertos tocan ‘I’ll never fall in love again’, de Burt Bacharach y Hal David. ¿Un referente máximo como autores?
Sí, la grabamos en un epé (‘Four Bacharach & David songs’, 1990). Me gusta reivindicar a Bacharach, y a Hal David, un magnífico letrista: aunque Bacharach tuvo otros colaboradores, creo que sus mejores composiciones las hizo con él. Me gusta la simplicidad de sus canciones. Como las de Joni Mitchell, que a veces incluimos también en los conciertos.

Autores ligados a otros tiempos. ¿Se siente poco interpelado por los compositores actuales?
Sigo la actualidad musical, en parte porque hago un programa de radio (en BBC Radio Scotland) y ahí pongo mucha música nueva: Americana, country… Hay mucho talento joven por ahí, desde luego.

Vienen en un momento delicado para el Reino Unido con la aparente cercanía del Brexit, y más aún para ustedes, siendo escoceses.
Es muy triste, y no es democrático para los escoceses porque nosotros votamos a favor de mantenernos en la UE. Preferiríamos quedarnos en la Unión desde nuestra pequeña tierra. Sentimos una gran decepción, este asunto se ha llevado fatal, la peor clase de gente nos ha arrastrado hacia una situación no deseada. Pero probablemente volvamos a votar en Escocia, aunque no creo que sea a corto plazo.