Ir a contenido

FALLECIMIENTO

Muere Stanley Donen, sofisticado y agridulce maestro del musical y el drama

El directoe de 'Cantando bajo la lluvia' y 'Dos en la carretera' fue galardonado en 1997 con el Oscar honorífico en reconocimiento a su carrera

Quim Casas

Stanley Donen, con su Oscar honorífico.

Stanley Donen, con su Oscar honorífico. / REUTERS

Es difícil saber donde destacó más Stanley Done, director estadounidense fallecido hoy a los 94 años. En el musical fue un maestro: 'Un día en Nueva York' (1949), 'Cantando bajo la lluvia' (1952), 'Siempre hace buen tiempo' (1955) –estas tres corealizadas con Gene Kelly–, 'Bodas reales' (1951), 'Siete novias para siete hermanos' (1954) y 'Una cara con ángel' (1957).

Pero también destacó en el drama, y de que manera: 'Dos en la carretera' (1969), con su estructura discontinua temporalmente tan avanzada a su tiempo, es uno de los retratos más certeros realizados en Hollywood sobre la crisis de pareja.

Y si no es suficiente con estos títulos, rodó muy buenas comedias, como 'Página en blanco' (1960), y supo combinar suspense y comedia sofisticada en otra de sus películas más celebradas, 'Charada' (1963). Pese a recurrir al modelo de las comedias de intriga de Hitchcock, presencia de Cary Grant incluida, es un filme con un hálito propio y una exquisita modernidad.

La pareja de Grant en 'Charada' fue Audrey Hepburn. El director la consideraba algo así como su musa. Trabajaron en tres ocasiones, y las tres las hemos citado como logros importantes en la obra del cineasta: 'Una cara con ángel', 'Charada' y 'Dos en la carretera'.

En la primera fue una jovencita pérdida en el París existencialista de los 50. En la segunda encarnó a una mujer que descubre que su fallecido marido era un ladrón. Y en la tercera representó, junto al también recientemente fallecido Albert Finney, el ascenso y caída de un matrimonio. Pude entrevistar a Donen en 1989, y entonces el cineasta me explicó que "quedé fascinado con Audrey después de verla en Vacaciones en Roma. Era una personalidad decididamente distinta para el cine que se hacía en esos momentos. Es casi seguro que, de no haber contado con ella, no habría hecho aquellas tres películas". 

Donen trató otras parejas bastante más discordantes con el cine de su época: 'La escalera' (1969) es un relato agridulce de la vida en común de dos hombres maduros interpretados por Richard Burton y Rex Harrison. Fue uno de sus proyectos más queridos, pero tuvo escasa repercusión.

Amigo de sus amigos y amigas, fue de los pocos, junto a Cary Grant, que estuvieron al lado de Ingrid Bergman cuando esta fue vilipendiada por la prensa sensacionalista por sus relaciones con Roberto Rossellini (entonces un hombre casado): ambos le ofrecieron el papel protagonista de 'Indiscreta' (1958), una de las comedias románticas del director.

Coreógrafo y bailarín antes de pasar a la realización, Donen y Michael Kidd –diseñador de las secuencias bailadas de Siete novias para siete hermanos– estuvieron una larga temporada colaborando en el Sundance Films Institute de Robert Redford en su departamento dedicado a formar actores bailarines.

Tras rodar algún musical tardío como 'Movie, movie' (1978), aventurarse con una versión de 'El pequeño príncipe' (1974) y probar sin fortuna la ciencia ficción con 'Saturno 3' (1979), Donen se despidió del cine con 'Lío en Río' (1984), una comedia tan simpática como insuficiente.

Temas: Cine