Los hermanos Machado regresan a Sevilla

La Fundación Unicaja se convierte en centro de referencia machadiano con una muestra de cientos de documentos y manuscritos, algunos inéditos, del archivo familiar

El ministro de Cultura, Jose Guirao, inaugura la mayor muestra del legado de Machado, este jueves en Sevilla

El ministro de Cultura, Jose Guirao, inaugura la mayor muestra del legado de Machado, este jueves en Sevilla / EFE (RAÚL CARO)

Se lee en minutos

Julia Camacho

En 1892, un joven Antonio Machado con apenas 17 años se dirigía a su padre recién instalado en Puerto Rico como registrador de la propiedad para asegurarle que tanto su hermano Manuel como él mismo habían redoblado los esfuerzos para "aprobar en septiembre", y lo emplazaba a posteriores comunicaciones en las que le enviaría "algún trabajillo que escribiré solamente para ti". Es el primer documento escrito que se conoce de la vida del escritor, y una de las piezas más llamativas de la exposición 'Los Machado vuelven a Sevilla’ con la que la Fundación Unicaja desembarca en la capital hispalense coincidiendo con el 80 aniversario de la muerte del autor de 'Campos de Castilla'.

La muestra se nutre de la mayor colección de manuscritos y documentos existentes sobre la familia, unas 5.270 piezas entre textos y fotografías del clan Machado que la entidad bancaria fue adquiriendo en los últimos 15 años, parte de los cuales muestra ahora. De esta manera, la Fundación Unicaja se convierte en el “gran centro de referencia de la obra machadiana", según resaltó el presidente de la entidad, Braulio Medel, durante la presentación en Sevilla este jueves, durante la cual expresó su compromiso para "desde todos los medios que tengamos tenemos que contribuir a la difusión, al estudio y a la memoria de esta obra".

Quince años

La historia de la colección se remonta a 2003, cuando la fundación cultural del banco adquiere en subasta pública un primer lote de piezas compuesto por 770 ejemplares documentales, que poco después fueron editados en una decena de volúmenes facsímiles y transcripciones comentadas. A esta época corresponden tres cuadernos con escritos literarios, incluidos varios borradores inéditos de 'Proverbios y cantares', además de poemas dedicados a Guiomar, Calderón y Rabindranath Tagore. También aparecen piezas sueltas en prosa, con fragmentos de 'Juan de Mairena' o una nota, desconocida, sobre el asesinato de García Lorca. Aparecen además correspondencia remitida a José Ortega y Gasset o Gregorio Martínez Sierra, cuadernos profesionales con apuntes de Aritmética, Literatura, Lengua Francesa, Historia (tomados de Manuel Sales y Ferré) y un borrador de la obra 'La Lola se va a los puertos'.

No obstante, los responsables de la muestra destacan que el grueso de los fondos se adquirió en una segunda fase, ya en 2018, a partir del archivo que conservaba la familia. Unos documentos que permiten sumergirse en la vida cotidiana de los Machado mediante cartas y fotos familiares, así como documentos profesionales. Pero también se desvela el guion teatral que Manuel Machado preparaba sobre el famoso bandolero Luis Candelas, así como algunos libretos inéditos de ambos hermanos con distinto grado de elaboración, titulados 'La Diosa Razón', 'Las tardes de la Moncloa', 'Las brujas de D. Francisco' o 'Adriana Lecouvreur'. El archivo familiar albergaba también adaptaciones inéditas de 'El príncipe constante', de Calderón de la Barca, o dos obras de Lope de Vega: 'Hay verdades que en amor' y 'La viuda valenciana'.  Asimismo, los fondos recuperados arrojan luz sobre la figura, menos conocida, de Manuel, con decenas de hojas sueltas y cuadernos con anotaciones sobre estampas folclóricas de Sevilla, la pintura de Goya o las obras de Oscar Wilde.

“Invitación a la concordia”

La muestra, que se abrirá al público el próximo sábado 23 de febrero y permanecerá abierta hasta el 24 de mayo, tiene una enorme carga "simbólica y sentimental", según han destacado los tres sobrinos nietos de Machado presentes en la inauguración, Manuel Álvarez Machado y Carlos y Mercedes de Lecea Machado. Así, por ejemplo, además del bastón que acompañó a Antonio en su marcha al exilio, recuperado después por Manuel, destaca una misiva que permite descubrir que fue Guiomar quien se acercó al escritor, o la correspondencia que muestra el respeto que se profesaban ambos hermanos pese a que acabaron en bandos diferentes durante la guerra civil.

Te puede interesar

La muestra es una invitación a la concordia y la reconciliación que tanta falta hace frente a las dos Españas malditas que nos llevaron a donde nos llevaron”, señaló en este sentido el comisario de la exposición, Antonio Rodríguez Almodóvar, "yo veo a los dos hermanos dándose un abrazo en Sevilla". Otra sobrina, Carmen Machado, residente en Chile, incide en esa carga sentimental al describir al escritor como "un tío querendón al que adoraba" y del que solo después de muerto aprecia en su faceta de poeta. "La exposición es un digno homenaje a tío Antonio y tío Manuel, que nunca se olvidaron de sus orígenes, y, de alguna forma, vuelven a Sevilla", concluye la sobrina.

Pero más allá de la faceta íntima y de las inquietudes intelectuales de los Machado, la exposición subraya la relación de los hermanos Machado con el teatro. "Es algo casi olvidado, tanto que parece una obra menor, pero el teatro volvió a reunir a los hermanos en la fórmula mágica de su devoción por la cultura popular, que les venía de su padre", resaltó Rodríguez Almodóvar, incidiendo en que ahí se produce "una bifurcación poética, que en Antonio maduró en proverbios y en Manuel maduró en la copla".