Ir a contenido

banda icónica del punk

La Polla Records resucita para poner a prueba la libertad de expresión en España

El grupo insignia del rock radikal vasco da a entender que regresa para "la última batalla" 16 años después de su disolución

Evaristo, en una actuación de La Polla Records.

Evaristo, en una actuación de La Polla Records.

Dieciséis años después de su disolución, La Polla Records ha vuelto a la actividad, al menos en redes sociales, donde han publicado un mensaje y una fotografía que reúne a tres de sus integrantes. "Y yo que estaba muerto me he levantado. La última batalla me está esperando", anticipa el texto que acompaña a una imagen en la que puede verse juntos a Evaristo Páramos, Manolo García (alias Sume) y Abel Murua.

Son los únicos avances de una agenda que de momento no ha trascendido, pero que recuperaría a la banda señera del rock radikal vasco de la década de 1980, acaso con permiso de Kortatu.

Formada en 1979 en Salvatierra (Álava), La Polla Records (o La Polla, como pasaron a denominarse posteriormente) grabó 13 discos de estudio con muy diversas formaciones, desde 'Salve' (1984) hasta 'El último (el) de La Polla' (2003).

Uno de los episodios clave de su historia acaeció con la muerte en el 2002 de Fernando Murua, alias Fernandito, a causa de un ataque cardiaco. Sustituido por un nuevo batería, la banda aún llegaría a publicar un último álbum antes de su disolución.

Por el momento se desconocen los planes del grupo, aunque Evaristo tiene la agenda repleta de conciertos con Gatillazo, la formación que fundó en el 2004 tras la disolución de La Polla Records. Si Gatillazo ya ha tenido problemas con la policía por sus canciones en estos tiempos de libertades menguantes, ¿qué sucedería si La Polla Records regresaran a los escenarios? Sin ir más lejos cuando interpretaran 'Era un hombre', con los versos: "Sabes que vas a comer / por dar hostias a la gente / sabes para quién trabajas / tus lágrimas las compras en las rebajas / Era un hombre y ahora es poli"). Sería un buen test para comparar la libertad de expresión que había entonces y la que hay ahora.