Ir a contenido

NUEVO RUMBO EN UN TEATRO DE REFERENCIA

El Lliure cancela el espectáculo de Jan Fabre, acusado de acoso sexual

La anulación de 'Mount Olympus' llega solo una semana después de que Martel, nuevo director de la institución, anunciara su refundación

Marta Cervera

El artista belga Jan Fabre, en una imagen de archivo

El artista belga Jan Fabre, en una imagen de archivo / LOUISA GOULIAMAKI (AFP)

El Teatre Lliure, bajo la nueva dirección de Juan Carlos Martel, ha decidido cancelar la función del espectáculo 'Mount Olympus', de Jan Fabre, director belga acusado de abuso de poder, malas praxis, acoso sexual y comportameintos sexistas por una veintena de trabajadores de su compañía, Troubleyn. La fiscalía belga investiga las acusaciones.

El Lliure atribuye la cancelación de 'Mount Olympus', de 24 horas de duración y con 30 intérpretes, que agotó las localidades en pocas horas, a la "voluntad de un teatro donde la redistribución de recursos y la concepción de un cambio de modelo social pueda realizarse de la manera más ética artística y humanamente". Se abonará el dinero de las entradas al público.

El anuncio se ha producido solo una semana después de que Martel tomara posesión del cargo tras la dimisión en agosto de Lluís Pasqual después de ser acusado de trato despótico. No cuesta interpretar la anulación de la obra de Fabre como una señal de que Martel abre una nueva etapa del Lliure, más social y menos de grandes nombres.  

Visión feminista

En Catalunya diversos colectivos feministas ya se enfrentaron al artista este otoño intentando impedir, con escaso éxito y presencia ante el teatro, que el festival Temporada Alta ofreciera 'The generosity of Dorcas', espectáculo interpretado por el bailarín Matteo Sedda. Y tenían previsto llevar a cabo nuevas acciones ante el regreso de la compañía Troubleyn anunciado en el Lliure a final de temporada.     

Fabre y su 'troupe' triunfaron en ese mismo escenario del Lliure con 'Belgian rules', meses antes de que estallara el 'escándalo Fabre'. Para este polifacético artista que ha expuesto su obra en grandes museos como el Louvre y el Hermitage, 'Mount Olympus' ha sido un paso más en su concepción de arte total. Un montaje tan impactante como exclusivo pues la sala Fabià Puigserver debería reducirse a 650 espectadores debido a que la maratoniana bacanal escénica dedicada a las tragedias griegas necesitaba una habilitación especial de la sala y del teatro.

Martel, primer director del Lliure elegido por concurso, ha querido ser fiel a su proyecto. Ya advirtió de que si no tenía presupuesto para programar una de sus primeras medidas sería la de suprimir el costoso espectáculo belga. Todo dependía de las condiciones contractuales. Al constatar que el espectáculo estaba apalabrado pero no firmado, Martel ha creído más oportuno destinar el dinero de ‘Mount Olympus’ a producciones más acordes a un Lliure más moderno, social y abierto a los nuevos creadores. Con la cancelación, de paso, se ahorra la incómoda presencia en el Lliure de un artista bajo sospecha.

Motivos presupuestarios

Martel empezó a trabajar oficialmente en el Lliure el pasado 1 de febrero. Tenía claro que si faltaban recursos para programar se cargaría 'Mount Olympus'. Una semana después ya se notan los cambios anunciados para la refundación del teatro. Además de la cancelación de ‘Mount Olympus’ la junta de gobierno de la Fundació Teatre Lliure-Teatre Públic de Barcelona también ha aprobado varias medidas en pro de una mayor transparencia en la gestión económica.

Tras el escándalo por los abultados emolumentos del anterior director Lluis Pasqual, que llegó a cobrar más que el presidente de la Generalitat, Martel se ha propuesto hacer un 'striptease' total de las cuentas de la institución. A partir de ahora la dirección del Lliure publicará la información de las cuentas anuales durante su mandato, "algo que va más allá de la normativa de las fundaciones privadas", ha indicado el teatro en una nota. Incluirá las retribuciones, las dietas y las indemnizaciones de sus cargos directivos.

En aras de la transparencia también está colgado en la web del teatro el resultado del estudio de riesgos psicosociales solicitado por los trabajadores del teatro. Como se jactó Lluís Pasqual hace poco en una entrevista en EL PERIÓDICO, no reflejan nada preocupante, aunque nunca sabremos cuáles habrían sido los resultados de haberse realizado con él al frente, antes de su dimisión, y no en octubre, cuando se hizo.

Se establecerán unos límites máximos en cuanto a las retribuciones de los creadores que trabajen en las producciones propias del Lliure según la sala donde trabajen y de cada categoría artística. El Lliure gestiona tres salas de diferente tamaño. Por un lado la histórica sede de Gràcia, con 250 butacas. Por otro las dos salas del Palau de la Agricultura de Montjuïc, la sala Fabià Puigserver, de 800 localidades, y L’Espai Lliure, con menos de 200.