Ir a contenido

ESTRENOS DE CINE DE LA SEMANA

Viggo Mortensen: "El racismo y la xenofobia no desaparecerán nunca"

El actor opta al Oscar por tercera vez por su trabajo en 'Green book', donde interpreta al chófer blanco de un pianista negro en los EEUU de los años 60

Nando Salvà

Viggo Mortensen, el pasado mes de enero, en Los Ángeles.

Viggo Mortensen, el pasado mes de enero, en Los Ángeles. / TURNER / GETTY IMAGES / MIKE COPPOLA

Este viernes llega a los cines a bordo del 'biopic' 'Green book', que recrea la gira de conciertos por Estados Unidos en la que en la que el pianista negro Don Shirley se embarcó a principios de los 60 junto a Tony 'Lip' Vallelonga, su chófer y protector frente al racismo imperante. Encarnar a este último supuso varios retos para él; tuvo que adentrarse en territorio cómico por primera vez en su carrera, y tuvo que alterar por completo sus contornos físicos. El esfuerzo le ha proporcionado su tercera nominación al Oscar.

Para protagonizar 'Green book' ganó más de 20 kilos de peso. ¿Cómo?
Comiendo perritos calientes y pasta. No fue difícil. Lo difícil es perder todo ese peso; aún estoy en ello. Pero era necesario, porque comer era el pasatiempo favorito de Tony, mi personaje. Bueno, comer y fumar. Le gustaba hacer las dos cosas al mismo tiempo. Antes del rodaje de la película, después de muchos intentos, yo había logrado dejar el tabaco. Ahora vuelvo a fumar.

A lo largo de su carrera, en películas como 'La carretera' (2009) o en sus colaboraciones con David Cronenberg o en la saga 'El señor de los anillos', usted se ha especializado en personajes taciturnos. El que interpreta aquí, en cambio, no se calla nunca.
Sí, y ese es uno de los motivos por los que al principio tuve miedo a esta película. Creía ser el actor equivocado, en parte también porque yo nunca antes había hecho comedia, y en 'Green book' hay mucha. Pero, nada más empezar a rodar, me di cuenta de que actuar siempre es lo mismo, independientemente del género. Se trata de escuchar y reaccionar, y de hacerlo con mucho sentido del ritmo.

'Green book' ha sido acusada de simplificar el problema del racismo. ¿Usted qué opina?
Dicen eso porque es una película de vocación popular, para todo el mundo, que no excluye a nadie. Tras verla, hasta las personas blancas más reaccionarias empezarán a mirar a las personas negras de manera distinta, y viceversa. También es una película que evita politiqueos, y sostiene que el racismo está motivado por nuestra ignorancia sobre aquellos que no son como nosotros. Y creo que es la película idónea para el mundo actual, tan dividido y enfadado y lleno de odio. Deberían proyectarla en las escuelas.

¿Cree que el racismo logrará alguna vez ser erradicado del todo? En realidad parece que va de mal a peor.
Yo soy un optimista nato, y pienso que Trump generará una reacción contraria muy poderosa que traerá muchas cosas buenas. Estudié ciencias políticas y tengo claro que los grandes cambios conllevan grandes crisis. Ahora bien, no creo que el racismo y la xenofobia vayan a desaparecer nunca. No lo harán. La discriminación y el miedo al otro irán adoptando nuevos formatos y nuevos argumentos, encontrarán nuevas maneras de permanecer institucionalizados.

"'Green book' es la película idónea para el mundo actual, tan dividido y enfadado y lleno de odio. Deberían proyectarla en las escuelas"

A usted se le ha criticado duramente por usar la palabra "nigger" (negrata) durante un acto promocional de 'Green book'. ¿Algún comentario al respecto?
Soy incapaz de controlar tanto lo que los demás piensan de mí como el modo que algunos tienen de malinterpretar mis palabras. Creo que, con el tiempo, todos los ataques que he sufrido durante todas estas semanas en las que he hecho todo lo posible para promocionar 'Green book' demostrarán ser equivocados. Pero, por desgracia, este tipo de manchas nunca se limpian del todo. En todo caso, polémicas como esta son habituales entre las películas que compiten por premios.

¿A qué se refiere?
Para los estudios de Hollywood los premios son importantes porque proporcionan prestigio y, sobre todo, sirven para que más gente vaya al cine. Y por eso no me sorprende que, a veces, se recurra a métodos turbios para dañar al rival.

"Después de ver a un actor por la tele vendiendo café, es imposible creérselo en la piel de un personaje en una película"

¿Cómo cambiará su carrera si 'Green book' le proporciona el Oscar?
Espero que no lo haga. Todos sabemos lo que les pasa a muchos intérpretes después de obtener ese tipo de éxito y reconocimiento: se les ofrecen campañas publicitarias millonarias y empiezan a vender relojes y perfumes, aunque no necesiten el dinero. El problema es que, después de ver a un actor por la tele vendiendo café, es casi imposible creérselo en la piel de un personaje en una película, sea cual sea.

Acaba de cumplir 60 años. ¿Cuánto le pesan?
A nivel personal, solo pesan cuando pienso en ello; se mire como se mire, 60 es una cifra imponente. En lo profesional, ilustran una tendencia inevitable: hay ciertos personajes y ciertas películas que ya no se me ofrecen. Qué le vamos a hacer.