Ir a contenido

11ª EDICIÓN DE LOS PREMIOS DEL CINE CATALÁN

'Entre dos aguas', de Isaki Lacuesta, arrasa en los Gaudí con siete premios

La película del director catalán obtiene siete premios de nueve nominaciones, entre ellos el de mejor filme en lengua no catalana, dirección y mejor actor para Isra Gómez

'Les distàncies', de Elena Trapé, conquistó el premio a mejor película en catalán y 'Viaje al cuarto de una madre', de Celia Rico, se llevó cuatro galardones destacados

Marta Cervera

De izquierda a derecha, Refree, Isra Gómez, Isaki Lacuesta e Isa Campo, de ’Entre dos aguas’. / RICARD CUGAT

El cine de Isaki Lacuesta (Girona, 1975) triunfó a lo grande en los Gaudí. 'Entre dos aguas', con el que ya ganó la Concha de Oro en San Sebastián y ahora aspira al Goya, se llevó siete de los nueve premios a los que era candidata. Su relato hiperrealista, rodado 12 años después de 'La leyenda del tiempo', refleja la dura vida de Isra y Cheíto, dos intérpretes no profesionales que aportan una enorme verdad a la cámara. Precisamente uno de ellos, Israel Gómez, recogió muy emocionado el premio a mejor protagonista masculino. "Este premio significa mucho", confesó, consciente de que es la primera vez que este premio recae en un actor no profesional. El filme confirmó los pronósticos que le situaban entre los favoritos y fue el gran triunfador de la velada, con los premios a mejor película en lengua no catalana, dirección, actor, música original, montaje, fotografía y sonido. "Aun está en los cines. Esperemos que esto ayude a que la gente vaya a verla", destacó Lacuesta.  

En una edición que partía con casi un 50% de mujeres nominadas, Elena Trapé se llevó el galardón a la mejor película en catalán por 'Les distàncies', una crónica generacional sobre la amistad ambientada en Berlín protagonizada por Miki Esparbé y Alexandra Jiménez. Y la ópera prima de la sevillana Celia Rico, 'Viaje al cuarto de una madre', una sensible historia sobre complejas realciones madre-hija, se alzó con cuatro destacados reconocimientos: el especial del público, el de mejor guion, el de mejor actriz para Lola Dueñas y el de mejor actriz secundaria para  Anna Castillo,  quien recordó que, pese a trabajar en Madrid, «estaría encantada de trabajar en casa, en catalán». Todas ellas se emocionaron al oir su nombre. Rico, en su primera aparición, calificó la noche como «mágica». Fue todo un presagio.

Celia Rico, directora de 'Viaje al cuarto de una madre' / RICARD CUGAT

Elena Trapé, directora de 'Les distàncies' / RICARD CUGAT

El filme de la veterana Mar Targarona'El fotógrafo de Mauthausen', empatada a nueve nominaciones con la película de Lacuesta y la de Rico, tampoco se fue de vacío, aunque se llevó premios menores, los de dirección artística y de producción, vestuario y maquillaje. 'Petra', de Jaime Rosales, tuvo que conformarse con uno de los ocho premios a los que aspiraba, el de mejor actor secundario para Oriol Pla, su segundo Gaudí consecutivo.

Otras realizadoras que no se marcharon de vacío fueron Bàrbara Ferré, ganadora del galardón al mejor  cortometraje por 'La última virgen', y Sílvia Munt, premio a la mejor película para televisión con 'Vida privada'.

Presencia política

Más de 1.600 personas siguieron la gala en directo desde el Palau de Congressos de Catalunya. La elegancia y el buen humor dominó en la entrada, en una alfombra roja donde al final aparecieron las autoridades. De entre los representantes políticos destacó la presencia del ministro de Cultura,  José Guirao –el primero en la historia que visita la gran fiesta del cine catalán–, el president de la Generalitat, Quim Torra, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, la consellera de Cultura, Laura Borràs, y  el presidente del Parlament, Roger Torrent. También acudió a la cita Beatriz Navas, directora del ICAA, el instituto estatal encargado de la regulación del cine en España.

Quim Torra, Isona Passola y José Guirao, en la gala / EFE / MARTA PÉREZ

El Mag Lari aportó su magia, su humor y dotes de showman a una ceremonia que, como el año anterior, tuvo un marcado marcado tono reivindicativo. Nada empezar, Lari repartió estopa para todos, sin cortarse un pelo, al dirigirse a los políticos. Y a pesar de no verse lazos amarillos en las butacas como el año pasado, las demandas de libertad de expresión estuvieron muy presentes, sobre todo tras la actuación de Roger Mas cantando 'Diguem no', de Raimon. Al acabar fue despedida por gritos de «llibertat, llibertat» por parte del público.    

El Mag Lari, presentador de la gala / ACN / MARC ROVIRA

Ya hace años que Isona Passola, presidenta de la Acadèmia del Cinema Català, aprovecha la ceremonia y la presencia de las cámaras para pedir más financiación para el sector, en especial desde que se abortó la tasa para el audiovisual. Reclamó a los políticos aumentar el presupuesto de cultura: "Un 0,7% es muy poco, una miseria comparado con los países de nuestro entorno". Pidió Guirao recuperar este año 2019 los fondos para películas en los otras lenguas oficiales del Estado que no se otorgan desde el 2012. "Qué me mejor diálogo que promover la diversidad cultural y lingüística", señaló. Y a Pere Aragonès, vicepresidente del Govern y conseller d'Economia, le sugirió que "si no se aprueban los presupuestos" haga llegar las partidas previstas en ellas para el sector a través del ICEC. 

Hubo momentos de todo en la gala, con sorpresas y también emoción cuando Joan Pera recogió el Gaudí d’Honor en su 50º aniversario como actor.
 

Temas: Premis Gaudí