Ir a contenido

CRÓNICA

Una gran 'Sexta' de Mahler con la OBC

El conjunto catalán firma un energético concierto de mano de Karl-Heinz Steffens

Pablo Meléndez-Haddad

El director y clarinetista Karl Heinz Steffens.

El director y clarinetista Karl Heinz Steffens.

La más trágica, innovadora e inquietante de las nueve y media sinfonías de Gustav Mahler, la ‘Sexta, en la menor’ volvió al repertorio de una crecida Orquestra Simfònica de Barcelona i Nacional de Catalunya (OBC) contando con Karl-Heinz Steffens en el podio, quien reemplazaba al inicialmente anunciado Pinchas Steinberg. El cambio no defraudó el viernes en el Auditori a aquellos que buscaban un Mahler expansivo y nítido, porque el afamado clarinetista, con una carrera considerable como director que acredita el interés de sus propuestas, aportó también una visión detallista y muy prolija de la partitura, ofreciendo una lectura suficientemente desesperada y que no se cortaba con los decibelios.

Después de la exposición del primer tema del energético ‘Allegro’ del comienzo, Steffens –siempre de discreta y contenida gestualidad a pesar de lo que tenía entre manos– atacó el segundo con gran extroversión y dinamismo sonoros, sin perder pulso y dando suficiente caña, con una OBC entusiasta y cohesionada desde el principio.

El 'Andante' (la obra se interpretó como Mahler la dirigía –‘Adagio/Scherzo’–, no como  editó, con el'Scherzo' primero) llegó cargado de añoranza, con admirables solos de trompa, flauta o violín, por dar solo unos cuantos ejemplos del gran trabajo de todos los solistas, impecables sin distinción. El director apostó por cierto aire simpático en el violento 'Scherzo', un cóctel vertebrado con 'tempi' y agógica tan complejos como impactantes, muy bien defendido por el conjunto.

Móvil en el cenit

El telúrico final, ese extenso, intenso y desolador 'Allegro' (que de alegre, nada de nada) fue edificado con inteligencia y sensibilidad, con espléndidos resultados, alcanzando la solución conclusiva (con un móvil sonando en el momento más delicado) de la manera abrupta con la que el compositor la dio por acabada. El público agradeció una entrega de tamaña dimensión y de tan conseguida ejecución.

Ahora un ruego: con las terribles corrientes de aire que hay en la Sala Pau Casals del Auditori, ¿no se podrían mantener cerradas las puertas de acceso? No dan ganas de entrar hasta que el maestro no se sube al podio..