Ir a contenido

NUEVA ETAPA EN EL COLISEO DE LA RAMBLA

Sangre nueva para el Liceu con García de Gomar

El Liceu presenta a su nuevo director artístico, que salta del Palau al Gran Teatre y se incorporará en septiembre

Pablo Meléndez-Haddad

Víctor García de Gomar, este jueves tras su presentación como nuevo director artístico del Liceu. 

Víctor García de Gomar, este jueves tras su presentación como nuevo director artístico del Liceu.  / JOAN CORTADELLAS

Víctor García de Gomar, que por encargo de la Comisión Ejecutiva del Gran Teatre del Liceu sustituirá a partir del 2 de septiembre a Christina Scheppelmann en la dirección artística del coliseo barcelonés –ella dejará la entidad en diciembre–, ha comparecido este jueves para explicar las líneas maestras del proyecto que convenció a quienes se encargaron de seleccionarlo. Aunque su nombre sonaba como candidato ideal incluso antes del verano, García de Gomar, hasta ahora adjunto a la dirección artística del Palau de la Música Catalana, se impuso en un concurso público ante otras 15 candidaturas. Se valoró su experiencia en la gestión cultural y artística, siendo su nombramiento “fruto de una decisión unánime y que marca una nueva etapa de transición progresiva hacia un nuevo proyecto”, en palabras del presidente de la Fundación del Gran Teatre, Salvador Alemany.

Valentí Oviedo, director general del Liceu, se refirió al perfil que se buscaba, “consciente de que esta es la decisión más importante" que ha tomado en este cargo, "ya que reafirmará el relato" que están configurando. "El perfil -ha añadido- requería de una persona con una enorme capacidad de trabajo en equipo, además de que fuera más allá de la música cubriendo todas las artes y el pensamiento, además de conocimiento y experiencia, sin olvidar la proyección global del Liceu”.

Amor por la ópera

García de Gomar ha afirmado que su intención es la de “conjugar tradición e innovación". "Queremos el Liceu de la personalidad y definir una personalidad como entidad viva”, ha señalado mientras ha explicado que su amor por la ópera comenzó hace 30 años, cuando vio en el coliseo barcelonés un ‘Così fan tutte’ que le cambió la vida y le impulsó a ser cantante, aspiración que se frustró por no contar con el talento suficiente. Ahora podrá vivir el mundo de la ópera desde dentro, pero desde otra de sus aristas, como programador.

“En mi proyecto considero fundamental una nueva dinámica para que la ópera sea un arte vivo. El Liceu debe ser un espacio de pensamiento, más allá de un teatro de ópera, debe aspirar a convertirse en un centro cultural. La ópera ha de dar sentido al mundo de hoy”, ha añadido, subrayando que su propuesta “se basa en cuatro pilares fundamentales: el teatro, el programa educativo, el público y la creación e innovación".

Àlex Ollé, de la Fura dels Baus

También ha anunciado que contará con Àlex Ollé –de La Fura dels Baus y hoy uno de los grandes directores operísticos– como asesor artístico. "Intentaré que ayude a introducir directores del país que puedan debutar en el mundo de la ópera. De Ollé presentaremos dos producciones ya estrenadas y le encargaremos otras dos para que estrene aquí. Además quiero crear una dramaturgia con la programación en su conjunto. También intentaremos seguir en la línea de grandes voces, tan propia de este teatro, y la idea es coproducir espectáculos con Madrid y Valencia. Y trataré de mantener viva la comunicación entre las artes”.

Para García de Gomar, “la creación de nuevas óperas tiene que ser algo normal”, y apostará por residencias de artistas plurianual. “También revisitaremos el repertorio con una visión actual y daremos espacio al pequeño formato, sin olvidar conectar a los países del mediterráneo y mantener al coro y a la orquesta como embajadores de nuestra cultura, reforzando la música de cámara y la sinfónica”, ha apuntado, además de impulsar la danza de gran formato. Es el Liceu del siglo XXI.

Temas: Liceu