Ir a contenido

ENTREVISTA

Morgan: "No seguimos ningún plan maestro"

El grupo madrileño actúa en Apolo con su segundo disco, 'Air', que reafirma el tirón popular de su rock a la americana apartado del tráfico de tendencias

Jordi Bianciotto

Morgan, en una imagen promocional

Morgan, en una imagen promocional

El rock con raíces americanas de Morgan ha ido conquistando salas discretamente hasta llegar, este sábado, a un Apolo con las entradas agotadas desde hace días (Festival Mil·lenni). Hablamos con su cantante y principal compositora, Nina de Juan.

¿Siempre deseó formar parte de una banda más que ser una solista?
Si no hubiese sido por los chicos del grupo probablemente yo no habría empezado a cantar. Para mí no habría tenido ningún sentido. Fueron ellos quienes me propusieron montar la banda. Ya llevaban mucho tiempo dedicándose a la música: Paco (López) con Anaheim, Ekain (Elortza) con Dinero... Sin ellos, hubiera seguido tocando yo sola el piano en casa, para mí, como un ‘hobby’.

¿Con qué música creció?
Sobre todo rock americano, así sureño, como Lynyrd Skynyrd, los Eagles, The Allman Brothers... Ese rollo. Sí, eso me marcó, igual que a los chicos de Morgan, que crecieron escuchando rock, gospel, hard rock... Nuestras influencias son bastante de fuera.

Muy norteamericanas. Podrían parecer un grupo de California o Arizona.
Intentamos cuidar mucho el idioma, los estilos..., con respeto y cariño. Pero lo nuestro no sigue ningún plan maestro, no somos de preparar nada.

En sus conciertos pueden caer versiones, como ‘The chain’, de Fleetwood Mac.
Nos gusta montar alguna canción que no sea nuestra: refleja nuestras influencias y es nuestra manera de dar las gracias a los músicos que nos han marcado.

Sus voces de referencia, ¿son más del pasado que contemporáneas?
No, de todo, y tengo infinitas: de Aretha Franklin y Etta James a Florence Welch (Florence + The Machine), Lana del Rey o Christina Aguilera. Y masculinas también.

¡Christina Aguilera!
Viéndola en cualquier vídeo en directo te quedas bastante a cuadros. Tiene una potencia de voz increíble y un control brutal del directo. Nada que ver con Britney Spears u otras con quienes la comparan.

¿A qué ‘aire’ hace referencia el título del disco?
Cuando decidimos grabarlo estábamos terminando todavía la gira del primero y quisimos plasmar aquella energía, aquel aire que respirábamos, para que quedase guardado en la grabación. Estábamos en un estado muy dulce y alegre, y de agradecimiento.

Dominan los medios tiempos y los ambientes recogidos.
Porque parten de la composición al piano, aunque en el local, con toda la banda, las canciones se transforman y acaban siendo mucho más intensas.

Ha girado con Quique González, con quien compartió la canción ‘Charo’. ¿Qué sacó de provecho de esa etapa?
Jo, fue una experiencia brutal, muy enriquecedora. Me abrió los ojos. Lo que más me impresionó fue ver como, después de muchos años de trabajo, él conserva la ilusión de cuando empiezas. Me dio la pista de lo quería para mí en el futuro. El respeto a la música le sale por los poros. No se la toma de una manera industrial, transmite lo que siente sin corromperlo.

¿Cómo explica que haciendo una música tan ajena a las tendencias esté llenando salas como Apolo?
¡Ni idea! En Barcelona desde el primer día que fuimos nos ha ido superbien. Supongo que hay un boca-oreja. Es culpa del público. Cada vez que vamos vemos caras nuevas acompañando a las de antes.

Tiene 27 años, ¿quizá su música es para un público es algo mayor que usted?
Sí, es cierto, el que más se ve en los conciertos es a partir de los 30 y pocos, pero también hay público de 12 a 18. ¡Y siempre tenemos a seis o siete niños viéndonos!