Ir a contenido

CAMBIOS IMPRESIONANTES

Christian Bale, el increíble actor acordeón

El actor ganó casi 20 kilos para encarnar a Dick Cheney en 'El vicio del poder' y perdió 30 para interpretar 'El maquinista'

Christian Bale, en ’El vicio del poder’ y en ’El maquinista’. 

Christian Bale, en ’El vicio del poder’ y en ’El maquinista’. 

Christian Bale ha demostrado con creces ser uno de los actores más camaleónicos de su generación. Está dispuesto a todo para conseguir dar con el perfil de sus personajes. Su reciente premio en los Globos de Oro por encarnar a Dick Cheney, más allá de su interpretación del influyente vicepresidente durante el mandato de George W. Bush entre el 2001 y el 2009, es un premio a una increíble transformación física. Bale engordó casi 20 kilos y se sometió a varias horas de maquillaje para adquirir el aspecto del poderoso político protagonista de 'El vicio del poder'.  

Para convertirse en Cheney se sometió a una dieta rica en azúcares. "He comido muchos pasteles", ha reconocido el actor. Unos kilos que ya ha perdido y que espera no tener que volver a ganar. Aunque se ha prometido a sí mismo no cambiar nunca más de peso por exigencias del guion, sabe que si el reto le interesa de verdad hará lo que sea por conseguirlo.

Lo ha demostrado ya en más de una ocasión. No es la primera vez que Bale se somete a un cambio tan radical. En el 2004 perdió 30 kilos para dar vida al cojo insomne de 'El maquinista' y después se apresuró a ganar músculo para encarnar a Batman a partir del 2005, en el trilogía de Christopher Nolan.

El actor conoce de sobras la capacidad del ser humano para transformarse y el esfuerzo que supone. En esta ocasión, sin embargo, no tenía que trabajar su cuerpo para esculpir bíceps y pectorales, ni tampoco tuvo que someterse a una dieta estricta. Todo lo contrario. En lugar de limitarse a ingerir una manzana y una lata de atún al día durante cuatro meses, como hizo en 'El maquinista', esta vez se lanzó a comer dulces.