Ir a contenido

la antesala de los óscar

Bale contra Mortensen: duelo de kilos ganados en los Globos de Oro

El biopic sobre Dick Cheney acumula seis candidaturas y 'Ha nacido una estrella', cinco

Nando Salvà

Bale, en ’El vicio del poder’, y Mortensen, en ’Green book’.

Bale, en ’El vicio del poder’, y Mortensen, en ’Green book’.

La ceremonia de entrega de los Globos de Oro tendrá lugar en unas horas o, dicho de otro modo, el día antes de que se abra el plazo para votar a los candidatos a los Oscar; y eso añade un aliciente adicional a un triunfo en la madrugada del lunes -hora española-: quienes lo logren les estarán mandando a los miembros de la Academia de Hollywood un aviso sobre su talento o su carisma o, en el caso de Christian Bale, un recordatorio de las extremas medidas físicas que adoptó para encarnar a Dick Cheney en 'El vicio del poder'.

Precisamente, este biopic del que fuera el vicepresidente más poderoso de la historia de Estados Unidos es el título que, de forma sorprendente, afronta la velada con el mayor número de nominaciones -ha conseguido seis-, por delante de otros mejor valorados por la crítica como 'Ha nacido una estrella' -cinco candidaturas-, 'La favorita' -otras cinco- y 'Roma' -tres-; antes de valorar las posibilidades de cada cual, en cualquier caso, conviene recordar qué anómalo es en esta 76ª edición de los galardones el panorama de nominados.

Ya se sabe que la Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood (HFPA), organizadora del evento, otorga separadamente un Globo de Oro en la categoría de Mejor Película Dramática y otro en la de Mejor Película Musical o Comedia -igualmente duplicadas están las categorías interpretativas-. Por si eso no fuera de por sí extraño, este año las categorías dramáticas están llenas de musicales y las otras, tradicionalmente consideradas más livianas, lo están de historias que hablan de racismo o decisiones políticas que perfilaron nuestro mundo. 

Entre estas últimas, de hecho, las que menos posibilidades de victoria tienen son la única comedia, 'La favorita' -y la mejor de las candidatas de largo-, y el único musical, 'El regreso de Mary Poppins'. Si hay un título capaz de derrotar a 'El vicio del poder' en la categoría de Mejor Película Musical o Comedia, ese es 'Green book' -gane el que gane, la furia se apoderará de Twitter-. Y la misma pugna se repetirá por el premio al Mejor Actor de Musical/Comedia: a un lado está Viggo Mortensen, que engordó 20 kilos para protagonizar 'Green book'; al otro Bale, que ganó 18 para dar vida a Cheney –haría falta un milagro para que el vencedor final en esta categoría sea quien más lo merece, Robert Redford por 'The old man and the gun-. Aún más cantada, por último, parece la categoría de Mejor Actriz de Musical/Comedia: debería ganar Olivia Colman por 'La favorita', pero casi seguro lo hará Emily Blunt por 'El regreso de Mary Poppins'.

Al otro lado, en el de los dramas, la principal pregunta es: ¿cuántos discursos acabará pronunciando Bradley Cooper gracias a 'Ha nacido una estrella'? Podrían ser tres, pero probablemente se queden en dos. Se da por hecho que el premio a la Mejor Película Dramática es suyo, porque ninguna de las otras candidatas parece hacerle sombra: a 'Infiltrado en el KKKlan' le falta empaque, 'Bohemian rhapsody' es una película terrible, y 'Black Panther', por muy buena acogida que tuviera, sigue siendo cine de superhéroes. Asimismo, y a pesar de los aplausos recibidos por Rami Malek gracias a su imitación de Freddy Mercury en 'Bohemian rhapsody', también en su respectiva categoría interpretativa Cooper parte con ventaja. En cambio, hay poca duda de que Alfondo Cuarón le arrebatará el galardón al Mejor Director gracias a 'Roma'; de hecho, ese podría ser el único premio que acabe adjudicándose la que para muchos es la obra maestra del 2018. En cualquier caso, los triunfos para 'Ha nacido una estrella' prometen no quedarse ahí. Se asume que Lady Gaga subirá al escenario para recoger dos galardones: Mejor Actriz Dramática y Mejor Canción.

Los otros Globos

La HFPA concede casi tantos Globos de Oro a la televisión como al cine, pero es cierto que los destinados a las teleseries reciben menos atención -todavía-; y eso es así en buena medida porque en su reparto casi nunca parece intervenir la lógica. El único criterio es que, por lo general, se favorecen las primeras temporadas. ¿En qué se traducirá eso esta noche? En el peor de los casos, en que 'The Americans' se irá un año más a casa de vacío y pasará así a la historia, completadas sus seis temporadas, como una de las ficciones televisivas más injustamente menospreciadas por estos galardones; o en que una comedia estupenda como 'The good place' tendrá que soportar que una debutante mediocre, 'El método Kominsky', le pase la mano por la cara.

Aquellos de ustedes que se tomen estos premios con pasión, en todo caso, quizá prefieran cruzar los dedos por Penélope Cruz y Antonio Banderas, nominados por sus respectivos trabajos en 'El asesinato de Gianni Versace' y 'Genius: Picasso'. Ninguno de los dos parte como favorito pero, tratándose de los Globos de Oro, ¿quién sabe? Su ceremonia de entrega lleva muchos años distinguiéndose menos por repartir los premios de acuerdo a lo que dicta el sentido común que por lo amena que suele resultar, en buena medida por todo el champán -gratuito- que se sirve a los presentes durante su transcurso.