Ir a contenido

ESTRENOS DE LA SEMANA

Las nuevas vidas del Hombre Araña

Después de un sin número de 'blockbusters', y cuando parecía que Spivey poco podía ya aportar, 'Spider-Man: Un nuevo universo' sorprende por su originalidad y humor referencial

Nando Salvà

Un fotograma de ’Spider-Man: Un nuevo universo’

Un fotograma de ’Spider-Man: Un nuevo universo’

Entre el 2002 y el 2017 se estrenaron seis 'blockbusters' protagonizados por Spider-Man, y otros dos en los que el personaje estaba ahí para poco más que hacer bulto. Dicho de otro modo, otra película sobre el personaje no hacía ninguna falta, y es en gran parte por eso que la irrupción de 'Spider-Man: Un nuevo universo' resulta tan sorprendente. Pasadas dos semanas desde que empezó a estrenarse por todo el mundo -en España lo hizo el pasado viernes-, entre todas las películas de Spidey es la mejor valorada por la crítica. Y entre los fans también parece haber consenso: es la mejor. Y este nuevo éxito del Hombre Araña en parte se explica por el ocaso del que tradicionalmente fue su alter ego, Peter Parker.

Desde que vio la luz hace 56 años en los tebeos de Stan Lee y Steve Ditko, Parker funcionó como antítesis del resto de superhéroes. El chaval provenía de un hogar humilde, y se enfrentaba con enemigos mundanos como el acné, los matones del instituto y las chicas. Para él sus poderes eran un don pero también un obstáculo a la hora de llevar una vida normal. Sumadas a sus cualidades físicas, esas inquietudes lo convirtieron en el tipo de superhéroe que la gente quería.

Estrenos de la semana. Tráiler de Spider-man, un nuevo universo (2018)

Eso sin duda contribuyó al éxito que el director Sam Raimi obtuvo gracias a 'Spider-Man' (2002) y 'Spider-Man 2' (2004). Pero luego llegó 'Spider-Man 3' (2007) y, a su lado, un montón de críticas crueles; y después de eso la saga 'The Amazing Spider-Man' se limitó a seguir los pasos de su predecesora oscureciendo ligeramente el tono y convirtiendo a su protagonista en un tipo abiertamente antipático. El personaje ya parecía haber aportado todo cuanto tenía que aportar a la pantalla grande cuando, gracias a su ingreso en el Universo Cinematográfico de Marvel (MCU) en el 2015, pasó a ser para Iron Man algo parecido a lo que Robin fue para Batman.

En 'Spider-Man: Un nuevo universo' aparecen dos Peter Parker distintos: uno de ellos muere al principio del relato, y el otro es un cuarentón con panza cervecera que ha echado su vida a perder. El protagonista de la película, conste, no es él: es un chaval mulato y con vocación de grafitero llamado Miles Morales, que apareció por primera vez en los cómics de Marvel en el 2011 y que sintoniza con las actitudes y las inquietudes de la juventud actual.

Y junto a él se pasean por la película nada menos que seis versiones diferentes del héroe titular: está Gwen Stacy, también conocida como Spider-Woman; y una colegiala anime llamada Peni Parker, alter ego del robot arácnido SP//dr; y Spider-Man Noir, una versión del héroe que bien podría haber salido de la pluma de Raymond Chandler; y Spider-Ham, que es un cerdo parlante –en serio--. Y está Parker, o lo que queda de él.

La animación, un formato idóneo

Sirviéndose de todos ellos, Un nuevo universo maneja el tipo de humor referencial que dos de sus productores, Phil Lord y Chris Miller, ya exhibieron como directores a dúo tanto en 'Infiltrados en clase' (2012) y 'La LEGO película' (2014) como en las secuelas de ambas, que hacían guasa del contexto cultural que justificaba su propia existencia. Entre chiste y chiste, eso sí, la nueva película traslada el lenguaje visual del cómic a la pantalla mejor que ninguna otra ficción cinematográfica de superhéroes que se recuerde, y de paso demuestra que la animación es el formato idóneo para este tipo de historias, porque permite capturar la excepcional fisicalidad de sus protagonistas y la extraña imaginería de sus universos como la acción real jamás podría.

Probablemente no sorprenda a nadie saber que los estudios Sony, propietarios de los derechos de explotación de Spider-Man, ya han anunciado que producirán la segunda parte de Un nuevo universo, en la que conoceremos más sobre Miles. También están trabajando en un spin off protagonizado por mujeres, en el que probablemente destacará la presencia de Gwen Stacy. Y no es descabellado suponer que, llegado el momento, hasta el cerdo parlante tendrá su propia película. Peter Parker, por su parte, seguirá activo dentro del MCU, al menos durante un tiempo. Pero al Hombre Araña se le abre un futuro lleno de posibilidades, y ninguna de ellas parece ser para él.