Ir a contenido

CRÍTICA DE CINE

'Un asunto de familia': el hogar, o lo que sea

El filme de Hirokazu Kore-eda destila las mejores cualidades del director, que logra una irresistible emotividad sin caer en el sentimentalismo que a veces resta eficacia a sus historias

Nando Salvà

Estrenos de la semana. Tráiler de Un asunto de familia (2018)

item

Un asunto de familia ★★★★

Dirección: Hirokazu Kore-eda

Reparto: Lily Franky, Sakura Ando, Mayu Matsuoka, Jyo Kairi

Título original:  'Manbiki Kazoku'

País: Japón

Duración: 121 minutos

Año: 2018

Género: Drama

Estreno: 21 de diciembre del 2018

Considerando quién la firma, sobre el papel 'Un asunto de familia' no es nada especialmente nuevo; después de todo, el cine que ha hecho famoso a Hirokazu Kore-eda se dedica medir las fuerzas que dan forma a las familias, ya sean estas biológicas o sustitutas o meramente simbólicas. Lo que sí es la película es una destilación de las mejores cualidades del director: con ella reitera su capacidad para narrar a través de detalles casi imperceptibles, y logra una irresistible emotividad sin caer en el sentimentalismo que a veces resta eficacia a sus historias.

A medida que retrata a una prole de Tokio que intenta aliviar sus penurias económicas cometiendo pequeños robos, Kore-eda hace que los detalles sobre sus miembros emerjan gradualmente y rebatan así cuanto habíamos dado por supuesto sobre las conexiones entre ellos. Y deja claras varias cosas: que para estas personas dañadas la vida en común es un escudo contra un sistema socioeconómico que los ha condenado a la marginalidad; que ni los lazos sanguíneos ni la estabilidad económica garantizan un hogar feliz y funcional, y que hasta los seres humanos más fallidos pueden ser buenos padres o hijos. Y en el proceso, incluso cuando inevitablemente se adentra en territorios sombríos, 'Un asunto de familia' resulta abrumadora por la hondura de su compasión, y por el humanismo que cada uno de sus planos derrocha.