Ir a contenido

DE LA ESCENA AL AULA

La Fura crea un espacio multidisciplinario en Badalona

El histórico grupo teatral convierte la antigua fábrica de Muebles Rojas en un centro educativo y laboratorio creativo

Marta Cervera

De izquierda a derecha Miki Espuma, Pep Gatell y Carlus Padrissa en la sede de la Fundació Èpica, antigua fábrica de Muebles Rojas. 

De izquierda a derecha Miki Espuma, Pep Gatell y Carlus Padrissa en la sede de la Fundació Èpica, antigua fábrica de Muebles Rojas.  / LAURA GUERRERO

La Fura dels Baus, un grupo teatral con 40 años de historia, aspira a perdurar en la sociedad y no solo por la desbordante creatividad e impacto de sus espectáculos, sino por su trabajo en un nuevo proyecto sin ánimo de lucro: la Fundació Èpica. Este martes se ha presentado en sociedad en Badalona, en la antigua fábrica de Muebles Rojas, reconvertida ahora en fábrica de creación multidisciplinaria. El proyecto, que cuenta con el respaldo de la 'conselleria' de Cultura de la Generalitat y del ayuntamiento de Badalona. Este último ha cedido el local de esta antigua empresa situada muy cerca del mar, en el barrio Manresà. Este gran espacio vacío sin apenas paredes de 4.000 metros cuadrados repartidos en dos plantas se adapta a la perfección al innovador proyecto educativo y social de espíritu renacentista de la Fundació Èpica.

La intención de La Fura es triple: educativa, social y de conocimiento. Por un lado está descubrir el mundo del espectáculo y la creatividad a jóvenes que no tienen muy claro su futuro. Por otro, convertirse en un laboratorio para los centros de investigación. "Será un simulador de cosas para extraer datos de los procesos de trabajo y de las representaciones", explica Pep Gatell, presidente de la Fundació Èpica, uno de los seis directores artísticos de La Fura involucrados en este ambicioso proyecto. De ellos también acudieron al acto Carlus Padrissa, Miki Espuma y Pera Tantiñá. Y por último, quiere ser "un centro de conocimiento útil a la sociedad que se convierta en un referente tanto local como internacional".

Prueba piloto satisfactoria

El año pasado, en el proyecto piloto realizado en otro espacio pues aún no tenían local definitivo, también en Badalona, el 60% de los estudiantes encontró trabajo y otro 20% decidió regresar a los estudios académicos. Tras seis meses en la fundación salen con capacidad para realizar trabajos técnicos como montaje de escenarios, conductor de las máquinas que se utilizan para trasladar mercancías, o realizar trabajos en altura, entre otros. “Para mí es más interesante que esa reinserción en el mundo académico", reconoce Gatell. "A estos chicos lo que les ocurre es que están despistados y no han visto el mundo. No saben casi nada de él. En seis meses tocamos muchísimas disciplinas para que encuentren algo que les guste. Si viene un tío del restaurante Mugaritz y en lugar de cocinar hace alquimia, les cogen ganas de ser como él, lo mismo cuando viene un especialista de Berklee explicando por qué suenan como suenan los videojuegos y qué activa ese sonido. Descubren herramientas y trabajos que ni conocían y lo hacen con gente de primer nivel." La Fura dirige esta peculiar escuela que empezó a gestarse en el 2015 a raíz del proyecto ‘Family Memories’, que contó con el respaldo del programa Creative Media de la Comisión Europea. 

Ninguno de los primeros estudiantes ha conseguido trabajo en el mundo del espectáculo "aunque hay cuatro que han formado un grupo de música y quieren explorar la vía de la 'performance'", explica Gatell. La Fura lleva 40 años sorprendiendo al mundo con propuestas que abarcan desde espectáculos de calle a la ópera. Sorprendieron al mundo con la ceremonia inaugural de los JJOO de Barcelona-92.  “Mucha gente quiso conocer el método de La Fura y eso es precisamente lo que intentamos transmitir, un método que surge de la necesidad de compartir conocimientos y del trabajo colectivo”, ha destacado Gatell.

Por eso cuentan con un consejo de sabios. Su misión es "velar por la calidad y excelencia de los proyectos de la fundación". En él se incluyen 16 especialistas en áreas muy diversas como la vanguardia culinaria (Andoni Luis Aduriz), la moda (Yolanda Pérez), la economía (Martí Saballs), la ingeniería (Fernando Vilariño), la arquitectura (Vicente Guallart), la transferencia del conocimiento (Paco Moreno), la sociología (Anna Alcantud) y la neurociencia cognitiva (Lluís Fuentimilla).  

Àngels Ponsa, directora de Coperació Cultural de la Generalitat de Catalunya, que asistió como representante del Departament de Cultura, considera que con este nuevo proyecto “gana Badalona y gana el país, tanto en el ámbito del conocimiento y la cultura como a nivel social”. Por su parte, Àlex Pastor, alcalde de Badalona, espera que "las ganas de mejorar y el espíritu inconformista para seguir mejorando de La Fura" contagien a Badalona. "Esta ciudad también quiere ser referente cultural. Además es un orgullo acoger un proyecto que este año formará a 40 jóvenes para que tengan una salida profesional". El alcalde, sin embargo, no avanzó nada del museo del cómic. "Estamos repensando el espacio del museo. Hay que decidir qué hacer con aquella fábrica".