Ir a contenido

ELECCIONES CLAVE

Cebrián, Muñoz Machado y José Antonio Pascual, los más votados para dirigir la RAE

La Real Academia no consigue elegir sucesor en la primera votación y celebrará una segunda vuelta el próximo jueves

Vanesa Lozano

El actual director de la RAE, Darío Villanueva, durante una visita a Barcelona.

El actual director de la RAE, Darío Villanueva, durante una visita a Barcelona. / RICARD CUGAT

La Real Academia Española no ha conseguido elegir a su nuevo director en la primera votación celebrada este jueves, para nombrar al sucesor de Darío Villanuevapero ya hay tres candidatos favoritos. Los más votados han sido Santiago Muñoz Machado, Juan Luis Cebrián y José Antonio Pascual. Aunque todas las apuestas están centradas en los dos primeros, que han logrado aglutinar a la mayoría de los miembros de la RAE en dos bandos.

Finalmente, en este primer intento, Inés Fernández Ordóñez, cuyo nombre sonaba estos días entre los más probables y de salir elegida sería la primera mujer en dirigir la RAE en 305 años, no ha quedado entre los primeros puestos. 

Tal y como establecen sus estatutos, la decisión tiene que tomarse por mayoría absoluta en la primera convocatoria, con lo que como ninguno de los miembros ha obtenido la mitad más uno de los sufragios, la elección se repetirá el próximo jueves, 20 de diciembre. Ese día se volverá a proponer los nombres y si ninguno obtuviera la mayoría absoluta se procedería a una elección por mayoría simple entre los dos más votados. Como ya ha ocurrido este jueves, podrán votar 41 de los 46 académicos que han cumplido con el requisito de asistir al menos a 12 plenos durante el año.

El bibliotecario, reelegido

En la sesión de esta noche también se ha procedido a la elección de bibliotecario, saliendo reelegido Pedro Álvarez de Miranda, y del vocal segundo de la Junta de Gobierno, que tampoco ha logrado un resultado en el primer sondeo, aunque los candidatos más votados han sido María Paz Battaner, Miguel Sáenz y Margarita Salas.

El actual director, Darío Villanueva, anunció el pasado 6 de octubre su decisión de no continuar y no presentarse a un segundo y último mandato. Quien ocupe su lugar tendrá que lidiar al ocupar su cargo con la delicada situación económica que atraviesa la institución. Con un presupuesto anual de siete millones de euros, solo un millón y medio proviene del Estado, cuando antes de la crisis venía recibiendo en torno a cuatro millones de euros de subvención estatal.