Ir a contenido

CRÓNICA

Mariola Membrives, un hechizante arte vocal

La cantante cordobesa presentó en Luz de Gas el cancionero de 'La enamorada', a lomos de un atrevido flamenco-jazz, mientras ultima en lanzamiento de un disco con Marc Ribot

Jordi Bianciotto

Concierto de Mariola Membrives en Luz de Gas

Concierto de Mariola Membrives en Luz de Gas / FRANCESC X. SÀNCHEZ

En el cruce justo de la intuición expresiva y la técnica más depurada, de la emotividad y la autocontención, está el arte vocal de Mariola Membrives. Una cantante y compositora cordobesa asentada en Barcelona que lleva ya un tiempo haciendo arquear las cejas tanto a los flamencólogos como a los jazzeros y a los degustadores de la canción fuera de canon. Volvió a hacerlo este martes en Luz de Gas, dentro del Festival de Jazz de Barcelona.

A Membrives, que hace tres años lanzó un audaz primer disco, ‘Llorona’, con el contrabajo del japonés Masa Kamaguchi como único sustento, se le solapan los sueños y las propuestas. Ahora ultima el lanzamiento de su segunda obra, un mano a mano con Marc Ribot a partir de las ‘Canciones populares españolas’ que en 1931 inmortalizó La Argentinita con el piano de Lorca. Pero en Luz de Gas presentó otra propuesta, ‘La enamorada’, repertorio en el que canta al amor y sus turbulencias; ese sentimiento “que nos lleva a hacer cosas inexplicables y a veces dramáticas”.

De la copla al tango

Piezas en las que conjugó el respeto a sus contornos con el sentido de la aventura en interpretaciones muy libres. De menos a más, a partir de la copla ‘El día que nací yo’, creciéndose a través de la sevillana ‘La flor del romero’ (con la entrada en escena del bailarín José Maldonado) y en el tango ‘Nostalgias’, dosificando su poder natural, siguiendo a veces con las palmas un compás flamenco y fundiendo su voz con la telaraña instrumental vagamente abstracta de Jordi Matas (guitarra), Tom Warburton (contrabajo) y Vicent Pérez (trombón).

Membrives nos embrujó más que impactarnos, reservando brotes de temperamento vía León Felipe y Paco Ibáñez en ‘Como tu’, canción que recorrió tocada por los últimos acontecimientos políticos en Andalucía (“una cosa bastante rara que pasó en mi tierra”), y en un ‘Ne me quitte pas’ en llamas que condujo al recitado de ‘La enamorada’. Pieza esta, propia y dramática, en torno a las sumisiones que pueden acompañar al enamoramiento. Mucha Mariola y mucho arte por delante.