08 abr 2020

Ir a contenido

CRÓNICA

UB40, trópico en diciembre

El grupo británico, con Duncan Campbell, hermano del evadido cantante original, Ali Campbell, al frente, pasó revista a sus 40 años de reggae-pop en Razzmatazz

Jordi Bianciotto

Concierto de UB40 en la sala Razzmatazz

Concierto de UB40 en la sala Razzmatazz / MARTA VILARDELL

El 40º aniversario de UB40, que se cumple este mes de diciembre, ha pillado a la familia dividida. Literamente: por un lado, Ali Campbell, su cantante de siempre, encabezando una banda llamada UB40 Featuring Ali, Astro & Mickey, junto a otros dos miembros históricos, y por otro, su hermano Duncan, que le sustituyó en el 2008, al frente de la versión oficial de UB40, en la que siguen operando cinco veteranos. Un bonito lío que va dejando un doble rastro de conciertos en torno al repertorio que en los años 80 llevó el reggae al gran público.

El de este lunes en Razzmatazz corrió a cargo de la banda que sigue llamándose UB40 sin más añadidos, la superviviente de las crisis internas acaecidas en la última década. Con nueve músicos en escena y el repertorio de siempre en estado de revista, si bien, no nos engañemos, a Duncan le falta el brillo vocal y la capacidad de comunicación de Ali (que en estos años no se ha mordido la lengua y ha acusado a su hermano de “asesinar” las canciones de UB40). En Poble Nou no corrió la sangre, aunque sí hubo cierta sensación de corrección ejecutiva algo carente de relieves.

Repertorio histórico

Aunque la banda tiene un disco a punto, ‘For the many’, que espera lanzar en febrero (mientras su rival acaba de publicar otro, ‘A real labour of love’, evocando sin complejos el clásico ‘Labour of love’, de 1983), el repertorio miró hacia ese legado que cumple 40 años, empezando por la canción que lanzó como primer sencillo, en 1980, ‘Food for thought’. Clamando por un “alimento para el espíritu” sobre un suave, bien construido, balanceo jamaicano.

Canciones como ‘Come back darling’, ‘Cheerio baby’ o ‘Blue eyes crying in the rain’ (un número country que en los 70 grabó Willie Nelson) fluyeron con comodidad, entre suaves armonías vocales y algún que otro solo del saxofonista histórico Brian Travers. ‘King’, dedicada a Martin Luther, realzó acentos políticos y, en ‘Reggae music’ y ‘Baby why’, el bajista Earl Falconer, tomó la voz cantante adoptando un llamativo falsete.

Concierto sin momentos muertos, yendo al grano en una hora y 25 minutos regada por versiones reconocibles: de ‘I’ll be your baby tonight’, de Bob Dylan, a sus mayores éxitos, ‘Red red wine’ (Neil Diamond) y la balada ‘(I can’t help) falling in love with you’, que popularizó Elvis. Recuerdos finales a los orígenes en ‘Kingston town’ y la felicitación de Travers al Festival del Mil·lenni por sus dos décadas de singladura, redoblando así el cumpleaños en una noche de diciembre con tenue temperatura jamaicana.

Temas Razzmatazz