Ir a contenido

CRÓNICA DE MÚSICA

Johann Hermann Schein revive en la iglesia del Pi

El ciclo Palau Bach y Philippe Herreweghe recuperan al compositor germano

Pablo Meléndez-Haddad

Philippe Herreweghe, al frente del Collegium Vocale Gent, en Santa Maria del Pi

Philippe Herreweghe, al frente del Collegium Vocale Gent, en Santa Maria del Pi / A. BOFILL

El Palau de la Música Catalana organizó el lunes en la basílica de Santa Maria del Pi una velada dedicada al hoy poco divulgado compositor alemán Johann Hermann Schein –contemporáneo de Schütz, Kapellmeister en Weimar y antecesor de Bach en Weimar y en Leipzig como  Kantor de la Thomaskirche– con la colección de madrigales a cinco voces 'Israelis Brünnlein (Fuentes de Israel)'. Dirigida por Philippe Herreweghe, se contó con un reducido Collegium Vocale Gent conformado por las sopranos Hana Blaziková y Barbora Kabátková, el contratenor Robert Getchell, el tenor Thomas Hobbs y el bajo Wolf Matthias Freidrich, acompañados por Ageet Zweistra (chelo), Joe Carver (violón), Thomas Boysen (tiorba) y François Guerrier (órgano).

Herreweghe, que grabó la obra en 1996, permitió descubrir la capacidad de Schein para adaptar textos bíblicos –y poemas suyos– a unas partituras que van más allá del canto polifónico luterano introduciendo armonías rompedoras y soluciones italianizantes –a pesar de no haber visitado nunca ese país–, construyendo una joya que ayudaría a abrir nuevas perspectivas y caminos de desarrollo musical.

La velada en Santa Maria del Pi consiguió el recogimiento requerido no solo gracias al entorno, sino también a la compleja acústica del templo, apropiada para una obra en el que las cinco voces y los cuatro instrumentos requeridos pudieron amalgamarse de la mejor manera. El resultado fue emocionante, trufado además con dos piezas para tiorba del laudista y compositor italiano Giovanni Girolamo Kapsberger, contemporáneo de Schein y conocido en su época como 'Il tedesco dellatiorba'.