04 jul 2020

Ir a contenido

CRÓNICA

The Cat Empire, pachanga fina en Razzmatazz

La banda australiana sacudió la sala con su mestizaje explosivo y los adelantos de su nuevo disco, 'Stolen diamonds', que saldrá en febrero

Jordi Bianciotto

Un momento de la actuación de The Cat Empire en Razzmatazz

Un momento de la actuación de The Cat Empire en Razzmatazz / @garaygreen

La necesidad de compartir un rato de euforia cotiza al alza y The Cat Empire es el grupo ideal para salir de un concierto pensando que, después de todo, el vaso está medio lleno. Músicos experimentados, conocen los recursos y trucos para convertir una idea melódica elemental en un detonador con el que poner una sala como Razzmatazz patas arriba.

Pudimos observarlo este jueves, en el primero de sus dos pases (repiten el domingo). Los australianos vinieron a foguear algunas de las canciones que han ido publicado en la red desde el pasado julio, a razón de una cada mes, y que darán cuerpo a su nuevo disco, ‘Stolen diamonds’ (no saldrá hasta el 15 de febrero). Como ‘Ready now’, que abrió la noche con su fanfarria de trompetas, y la canción que le da título, un bullicioso artefacto latin-swing beneficiado por la suave voz soul del trompetista Harry James Angus, que suplió ahí al solista Felix Riebl.

Debilidad cubana

Llama la atención su pista cubana (el segundo disco, ‘Two shoes’, del 2005, lo grabaron en los estudios Egrem, de La Habana), inusual para un grupo anglosajón y que asomó en la inédita ‘Anybody’ y en el manto de percusiones sobre la que evolucionó ‘Daggers drawn’. En esta se soltaron: solos de batería y de teclados a lo jazz-fusion.

Pero The Cat Empire fue al grano, empleando su dominio de los elementos para conectar con el público por la vía directa, el estribillo resultón y fácilmente coreable, con guiños a la lengua castellana (“ese no es el camino”, “basta de cuentos / es tiempo de lo nuestro”), y sometido a golpes de efecto y aceleraciones efectistas. Pachanga técnicamente impecable, haciendo relucir hitos agitadores como ese ‘Brighter than gold’ que incendió los bises.

Temas Razzmatazz