Ir a contenido

CRÓNICA DE MÚSICA

Medio siglo con los hermanos Claret

Los músicos andorranos celebraron medio siglo de trayectoria recreando el Trio Barcelona

Manel Cereijo

Los hermanos Claret y Albert Attenelle, en Vic

Los hermanos Claret y Albert Attenelle, en Vic / ACN

Feliz reencuentro en el ciclo Intèrprets catalans del Palau de la Música Catalana del Trio Barcelona, un conjunto con una dilatada trayectoria durante los años 80 y uno de los pioneros en Catalunya en la difusión de la música de cámara, para conmemorar los 50 años de trayectoria de los hermanos Gerard y Lluís Claret, dos músicos andorranos que han desarrollado gran parte de su carrera en la capital catalana. El violinista y el violonchelista, respectivamente, unieron su reconocido talento al del veterano pianista barcelonés Albert Attenelle, quien demostró encontrarse en plena forma y con temperamento decidido. Fue este el primer concierto de una gira que también los llevará a Vic, Sant Cugat y Andorra.

De Beethoven se escuchó el Trío Nº 7 en si bemol mayor dedicado al Archiduque Rudolf, el más joven de los hijos del emperador Leopoldo II y sobrino del Príncipe Elector Maximilian de Colonia, interpretado con un interesante diálogo interno, muy contrastado en dinámicas, especialmente en la reexposición temática del Allegro y en la vibrante coda que cierra el primer movimiento; hubo también fuertes dosis de serenidad y delicadeza en el Andante cantabile, sacando a relucir toda la línea melódica, con nobleza y una equilibrada tímbrica de los tres instrumentos, enlazando con maestría esa mezza voce que desemboca en el Moderato conclusivo.

Como Beethoven, Mendelssohn fue también un pianista consumado y en su Trio Nº 1 en re menor, la segunda obra de la velada, Attenelle ejecutó con rotundidad todo el virtuosismo que el compositor romántico reservó para esta pieza; el conjunto lo interpretó con toda su intensidad expresiva, creando muy buena música gracias a la evidente compenetración de estos tres grandes instrumentistas.