Ir a contenido

EL SALTO AL CINE DE UN CÓMIC ESPAÑOL HISTÓRICO (1)

Borja Cobeaga y Diego San José, los otros padres de 'Superlópez'

La pareja de guionistas combina costumbrismo y humor en su adaptación del personaje creado por Jan

Beatriz Martínez

Borja Cobeaga (izquierda) y Diego San José, fotografiado este martes en Madrid

Borja Cobeaga (izquierda) y Diego San José, fotografiado este martes en Madrid / JOSÉ LUIS ROCA

Cuando cayó en sus manos el proyecto de ‘Superlópez’, Borja Cobeaga y Diego San José tuvieron que tomar algunas decisiones importantes a la hora de elaborar el guion. Entre ellas, no adaptar ningún tebeo concreto, sino capturar el espíritu de las viñetas de Jan y construir una historia desde el inicio. Además, no se plantearon el personaje como un reverso de Superman a modo de parodia. No querían hacer una ‘spoof movie’ sino que la película tuviera calidez y alma. Por eso decidieron que uno de los elementos fundamentales sería el costumbrismo a través del que construirían las relaciones entre los personajes.

El tándem se ha consolidado en la industria a la hora de generar éxitos de taquilla como ‘Ocho apellidos vascos’, pero, además, después de seis guiones juntos, han desarrollado una personalidad propia a la hora de acercarse a los personajes a través de sus inseguridades y fragilidades y dotarlos de una nueva dimensión entre patética y entrañable. Desde ‘Pagafantas’ (2009), han conseguido dotar de dignidad a los perdedores y de alguna manera esa idea también está presente en ‘Superlópez’: el protagonista es un superhéroe, pero de andar por casa. Es patoso, atolondrado e inoportuno, pero tiene buen fondo y corazón.

Dani Rovira, como Superlópez.

“A nosotros nos interesaba explorar la medianía”, dice Borja Cobeaga. “A Louis Lane le daba igual Clark Kent y le flipaba Superman. Pero aquí, Luisa Lanas prefiere a López y Superlópez le parece un cutre”.

En la película, una de las enseñanzas que Juan López recibe de su padre es que “para ser feliz, hay que ser mediocre” y que lo mejor en nuestro país, es pasar desapercibido. “Para mí es el tema principal de la película”, continúa Diego San José. “Puedes llegar más lejos sacando un seis que siendo un empollón o un repetidor. En la mitad se vive muy bien y nadie se da cuenta”.

Uno de los rasgos recurrentes dentro de su trayectoria juntos tiene nombre y apellidos: Julián López. Su personaje de Jaime parece expresamente escrito para él. “Borja y yo somos unos macarras de barrio e hicimos una cosa muy sibilina. Escribimos el personaje y lo dialogamos de una manera que solo puede hacer Julián. Y cuando la gente lo leyó, el único actor que le venía a la cabeza era Julián”, ríen.

En cuanto a los personajes femeninos, tanto Luisa Lanas, que interpreta Alexandra Jiménez, como la villana que encarna Maribel Verdú, en realidad llevan las riendas de la acción y son las que toman las decisiones. ¿Un efecto de los nuevos tiempos? “Está claro”, dice San José. “responde a una evolución y una responsabilidad que tenemos que tener todos dentro de la ficción actual”.

Clip de ’Superlópez’, de Javier Ruiz Caldera.

Aunque pertenecen a la misma generación de directores y guionistas que han conseguido dar un soplo de aire fresco a la comedia española, lo cierto es que Cobeaga y San José no había trabajado todavía con Javier Ruiz Caldera. “Bueno, sí, en 'El Ministerio del Tiempo', en un capítulo, pero se me olvida siempre”, dice Diego. “A mí me felicitan por ‘Anacleto’, y no es mía, así que era cuestión de tiempo que termináramos trabajando juntos”, dice Cobeaga.

La experiencia no puede haber sido más gratificante. Colaboraron desde el principio y eso facilitó todas las cosas a la hora de encauzar el proyecto por el mismo camino. “Escribir siendo amigos, ayuda. Esa complicidad no había que negociarla. Nos reíamos y no había que tantear de qué palo iba cada uno”. Pero, sin embargo, eran novatos en algo: nunca habían hecho un guion de acción con efectos especiales. ¿Se escribe igual cuando se está supeditado a lo que se puede o no hacer a través de la tecnología?

“Dejamos escapar la imaginación. Nos interesaba especialmente el concepto de acción con una idea cómica detrás”, dice Borja. “Pero éramos conscientes de que íbamos a tener que dosificar los momentos espectaculares”, continúa Diego. “Las armas que teníamos eran la cercanía argumental y los matices, no ver a un tipo volando durante 70 minutos”. El tándem ha aprendido con el tiempo que la risa no es cuestión de mucho dinero y que una réplica bien dada puede ser más efectiva que cualquier escena más aparatosa. “El chiste más barato de la película, es el que más gracia puede llegar a hacer”, dice Cobeaga.

También son conscientes de que su versión de ‘Superlópez’ puede molestar a los más puristas. “Muchas veces la gente no deja que la película le sorprenda, sino que espera ver lo que tenía en mente. Y si no encaja en sus expectativas, se enfada”, comentan. Por eso no se agobiaron a la hora de escribir la película pensando en todas estas implicaciones. Como dicen, ‘Superlópez’ es una película comercial que busca el sector de público más alto posible. “Y eso desde luego, va a desconectar a mucha gente”, dice Cobeaga.

Tanto Coeaga como San José son activos en las redes sociales y a menudo han dado su opinión sobre algunos temas que tienen que ver con los límites del humor. “Lo grave es cuando esto pasa a los juzgados. Pero se está magnificando cuando se dice que no hay libertad de expresión. Creo que cada vez nos tapamos la boca a nosotros mismos porque somos más preventivos a la hora de decir las cosas”, dice Cobeaga. “A mí me parece peligroso todo esto. Porque nos cortamos y no por conciencia moral, que sería lo suyo, sino por propia conveniencia. Y esa presión social es una derrota”, continúa San José.

Además, los dos piensan que las redes sociales han difundido esa idea de que todo el mundo tiene derecho a opinar sobre todos los temas del mundo habidos y por haber. “Ahora resulta que todos los ciudadanos son académicos del humor. Hace siglos opinaban los sabios. Ahora todo el mundo opina”, dice Diego. “Hay una pornografía de la opinión. La gente tiene muchos problemas de autoestima y necesita sacar de dentro lo que tiene. Pero a mí me importa una mierda, como dice la canción de Los Punsetes. Lucharía por un país donde se pudiera opinar, pero no donde se obligara a opinar, menuda dictadura”, sentencia Cobeaga.

Los personajes de 'Superlópez', vistos por sus guionistas

Superlópez (Dani Rovira)

“Nos interesa más López que Superlópez, la vida de un oficinista gris y un tío soltero que vive de congelados y a la mínima se vuelve a casa de sus padres. La diferencia es que Clark Kent era un fracasado y se resarcía como Superman. Y Superlópez es igual de fracasado que López”.


Jaime (Julián López)

“Define España. Es ese compañero que te mira porque quiere que llegues tarde al trabajo para criticarte. Hay dos opciones en la vida para destacar: Hacer tú las cosas bien o que el otro las haga peor. Y Jaime es de ese tipo de personas”.


Luisa Lanas (Alexandra Jiménez)

“Estaba muy definida en el tebeo y hemos intentado equilibrar el respeto hacia el personaje y, por otro lado, darle un sentido más moderno. Es una tía con carácter, deslenguada y capaz de tomar la iniciativa”.


Agatha (Maribel Verdú)

“Quería tener una villana que no fuera mala en el sentido más barato del término. Y queríamos trabajar con Maribel Verdú. Escribimos el papel para ella, nos parecía una elección de casting llamativa porque ella es una auténtica estrella”.