EL CULTO A LA BANDA DE FREDDIE MERCURY

Momo saca punta a la 'Queenmanía'

La 'tribute band' madrileña, que actuará el próximo viernes en Bikini, destaca "el sonido único y reconocible" del grupo británico y su "maestría al construir himnos"

Momo Cortés en una actuación con el guitarrista de Queen Brian May.

Momo Cortés en una actuación con el guitarrista de Queen Brian May.

2
Se lee en minutos
Jordi Bianciotto
Jordi Bianciotto

Periodista

ver +

Dado el impacto de ‘Bohemian Rhapsody’, las 'tribute bands' de Queen están encantadas de la vida. “El efecto de la película se nota en la venta de entradas de nuestros conciertos. Hay una nueva ‘Queenmanía’”, admite José Luis, Momo, Cortés, cantante del grupo madrileño Momo, que estos días no da abasto con su ‘Tributo a Queen’ y que responde a este diario por teléfono camino de un bolo en Córdoba.

Llueve sobre mojado: el aura de Freddie Mercury y de todo el cuarteto como figuras mayestáticas del pop no ha hecho más que agrandarse con los años. Hoy se diría que Queen, un grupo finiquitado hace 27 años (con la muerte de Mercury, el 24 de noviembre de 1991), es, para amplias franjas de público, tan o más importante que los mismísimos Beatles. “Se ha convertido en legendario, para audiencias de todas las generaciones”, asiente el líder de Momo, una banda que nació en el 2006 y que compagina los repertorios de Queen con el material propio, inmortalizado en tres discos.

Llenando el vacío

Las ‘tribute bands’ del cuarteto británico vienen de lejos, y ahí están formaciones como la argentina God Save the Queen y las británicas Queen Extravaganza o Killer Queen. Bandas que, como ocurre con las que evocan a Abba, Dire Straits o Pink Floyd, se ocupan de cubrir el vacío dejado por los artistas originales estimulando la nostalgia, manteniendo viva la llama y suministrando diversión a los fans.

A diferencia de las bandas clónicas, ellos no tratan de reproducir la imagen de Queen

Por lo que respecta a Momo, su cantante, Momo Cortés, destacó ya hace 15 años protagonizando la versión española del espectáculo ‘We will rock you’. Experiencia que le facilitó el contacto con el guitarrista de Queen, Brian May, a quien considera “un padrino de lujo” y con el que grabó una canción, ‘Tanto amor no es bueno’, adaptación de su ‘Too much love will kill you’. El cantante se sintió atraído por Queen desde crío, aunque fue tras la muerte de Mercury cuando desató una “obsesión compulsiva”.

A diferencia de las bandas clónicas, Momo no trata de reproducir la imagen de Queen. “No nos ponemos mallas, ni bigotes, ni pelucas”, aclara Cortés. “Nos basamos en la música, intentando captar la esencia de las canciones, su fuerza y sus matices”. Podrán comprobarlo quienes acudan a ver al grupo el próximo viernes, 23 de noviembre, en Bikini, concierto del que se han agotado las entradas (aunque se prevé que el mismo día se ponga un paquete a la venta).

Desajustes de guion

Noticias relacionadas

A todo esto, Momo Cortés dice haber visto dos veces el filme ‘Bohemian Rhapsody’ y hace notar ciertas discordancias de guion. “Me ha costado aceptar unos detalles que no me cuadraban y que han sido muy comentados entre los fans”, añade. En efecto: el filme da a entender, por ejemplo, que ‘We will rock you’ fue grabada en 1980 por un Mercury con bigote (su imagen de los 80), cuando la canción es tres años anterior, y recrea un distanciamiento final con su amiga íntima Mary Austin que no parece ajustarse a la realidad. “Licencias que quizá ayuden a contar la historia”.

Sea como sea, ‘Bohemian rhapsody’, la canción, así como ‘Don’t stop me now’, ‘Another one bite the dust’, ‘We are the champions’ y tantas otras parecen destinadas a pervivir. “Tienen un sonido único y muy reconocible, una voz prodigiosa y muchos registros que hacen que la música de Queen trascienda”, estima Momo Cortés. “Eran maestros a la hora de construir himnos”.