CRÍTICA DE LIBROS

L'empremta de Saturn': posapocalipsis metaficcional

Pau Planes Puigbert aborda la clásica pugna entre humanos y máquinas inteligentes en su última novela

El escritor Pau Planes Puigvert.

El escritor Pau Planes Puigvert.

2
Se lee en minutos
Vicenç Pagès Jordà
Vicenç Pagès Jordà

Escritor y crítico literario

ver +

Pau Planas Puigbert (Girona, 1974) ha publicado tres novelas  distópicas. La primera fue ‘La nau’, Premi Casero, que apareció en Amsterdam en el 2008. Dos años después ‘Paper amb accent’ publicaba La ciutat de les finestres, y este octubre ha visto la luz ‘L' empremta de Saturn’ (Pagès Editors). Las dos primeras son más oscuras, ya que una narra un viaje del que no se conoce el origen ni el objetivo, y la otra muestra un espacio desconcertante contemplado por un personaje desconocido. Otra característica de los tres libros es que están escritos con una prosa muy pulcra, exacta y la vez sugerente.

La trama de ‘L'empremta de Saturn’ resulta más comprensible, al menos al principio. Aparentemente, muestra el día a día de una mujer encargada de rehabilitar una casa. Al cabo de pocas páginas descubrimos que su ayudante, Max, es un androide que, además de obedecer sus órdenes, también tiene la misión de controlarla. En el sótano, la mujer descubre un ordenador que contiene el diario que escribía el anterior habitante de la casa, situada en lo que parece la Girona actual. Desde el futuro, pues, la lectora va reconstruyendo cómo era la vida antes del apocalipsis, es decir, nuestro presente, mientras siente el impulso cada vez más irreprimible de desconectar a Max.

El lector se encuentra así ante una variación sobre la pugna entre seres humanos y máquinas inteligentes, que popularizada por ‘2001, una odisea en el espacio’ o ‘Matrix’. ( “Te estoy ayudando, pero tú te niegas a ser ayudada”, le informa el androide). En ‘L'empremta de Saturn’, los apellidos han sido sustituidos por códigos alfanuméricos, y los lugares tienen coordenadas en vez de nombres.

Noticias relacionadas

Pero las cosas no son tan sencillas. A medida que avanzamos en la lectura, el diario parece obra de personas de diferentes edades y costumbres. Cuando el autor del diario imagina una habitante del futuro, el lector del libro duda si la protagonista es doblemente ficticia. El final -que hace pensar en el de la primera ‘Blade Runner’- puede conducir a una reconciliación entre mujer y androide, que se aproximan en el tramo final. Como las novelas anteriores de Pau Planas Puigbert, también esta nos propone una reflexión que podríamos calificar de filosófica, es decir, formula preguntas inquietantes que no acaban de resolverse. Para estas preguntas y por su prosa modélica, ‘L' empremta de Saturn’ merece una lectura.