Ir a contenido

icono pop

Stan Lee, superproductor cinematográfico

El fallecido genio de la cultura popular fue quien activó la formidable franquicia cinematográfica de los personajes de Marvel

Quim Casas

Cameo de Stan Lee en ’Iron Man’.

Cameo de Stan Lee en ’Iron Man’.

En el libro 'Shop talk. Conversaciones con Will Eisner', el fallecido autor de 'The Spirit' conversa con otros ilustres autores de cómic estadounidenses. En su charla con Joe Simon, el cocreador de Capitán América, hablan de Stan Lee. Simon comenta que fue él quien le enseñó a escribir guiones de cómics. Eisner lo refuta diciendo que se convirtió en un magnifico guionista, pero Simon replica: “Es un productor magnífico”. No es una apreciación cualquiera. Además de su labor como escritor en Marvel, Lee fue también un formidable productor de series en papel y, años después, quien activó la franquicia cinematográfica de los superhéroes Marvel.

No fue tarea fácil. En el 2002, Lee llevó a juicio a la editorial porque no había percibido nada de los casi 800 millones de euros que había recaudado el primer 'Spider-man' de Sam Raimi. Por aquel entonces, Lee tenía una especie de contrato vitalicio en calidad de presidente emérito de Marvel de un millón de euros, además de un 10 % de los beneficios de todas las películas inspiradas en los personajes que había creado. Marvel no quería pagarle ese porcentaje. En el 2005, un tribunal le dio la razón a Lee. El primer filme del que cobró enteramente los beneficios fue 'Spider-man 2', que ganó… ¡332 millones de euros!

Desde entonces, Lee estuvo detrás de numerosos proyectos de la división cinematográfica de Marvel en calidad de productor ejecutivo. Con todo, los inicios como productor no habían sido prometedores con la desternillante 'Capitán América' rodada en 1994, y se fogueó en la televisión con series de animación sobre Hulk -con la voz de Lou Ferrigno-, Estela Plateada y Spider-man.

'Blade', en 1998, fue el comienzo de la gran era. Vendrían películas magníficas con decisiva participación de Lee moviendo los nuevos hilos fílmicos de la casa de las ideas -los 'X-Men' de Bryan Singer, los 'Spider-man' de Raimi, los 'Iron Man' de Jon Favreau, 'Los Vengadores' de Joss Whedon, 'Guardianes de la galaxia', 'Ant-man', 'Logan' o las teleseries 'Agentes de SHIELD' y 'Agente Carter'- pero también algunos disparates y fracasos considerables –el 'Daredevil' con Ben Affleck, la 'Elektra' con Jennifer Garner, el 'Thor' de Kenneth Branagh-.

Fascinado desde siempre por el cine, Lee fue amigo de Alain Resnais, un gran amante del cómic. Fue el director de 'El año pasado en Marienbad' quien, después de darle el papel de narrador en su episodio del filme colectivo 'L’an 01' (1973), le animó a escribir el guion de 'The monster maker', filme que nunca llegó a producirse. Tampoco se hizo realidad el proyecto sobre Spider-man que Lee y Resnais querían realizar. Lástima.

Con el tiempo, Lee se acostumbró a realizar cameos al estilo de Alfred Hitchcock (tiene más de 50) en las producciones Marvel: los últimos son como jugador sediento en 'Black Panther', conductor de autobús en 'Vengadores: Infinity war' y el hombre que pasea un perro al final de 'Venom', pero las más memorables están en 'X-Men' (vendedor de perritos calientes) y 'Los 4 Fantásticos y Estela Plateada' (invitado en la boda). También fue jugoso su 'speech' en 'Mallrats' (1995), de Kevin Smith, apareciendo de la nada para darle al protagonista consejos para enderezar su existencia. Y como no podía ser de otro modo, apareció en 'The Big Bang Theory': en un episodio del 2010, Sheldon y Penny se acercan hasta su casa para conseguir un autógrafo aunque a Lee no le hace ninguna gracia.

Temas: Marvel