Ir a contenido

SALÓN DEL MANGA DE BARCELONA 2018

Nagabe: "El animal más difícil de dibujar es el pájaro"

El autor de 'La pequeña forastera: Siúil, a Rún' es un aficionado a coleccionar sillas

Josep M. Berengueras

El dibujante de manga Nagabe en el Salón del Manga de Barcelona.

El dibujante de manga Nagabe en el Salón del Manga de Barcelona. / CARLOS MONTAÑÉS

Nagabe es el nombre artístico de un japonés de solo 25 años que sorprendió al mercado con ‘La pequeña forastera: Siúil, a Rún’ (ECC) una mezcla de libro ilustrado y poemario que ha tenido gran éxito en Japón y EEUU. Es uno de los invitados del Salón del Manga de Barcelona.

¿Es cierto que colecciona sillas?

Es cierto... Me gusta ir a los ‘flea markets’, que hacen varias veces al año en mi ciudad. Me llamaban mucho la atención las sillas, y empecé a comprarlas. Tengo siete sillas de diseño bastante estrambóticas ya... pero nadie se sienta en ellas cuando viene gente a casa.

¿Las ha incorporado a sus obras?

Antes las dibujaba todas iguales... siempre de madera. Ahora ya me fijo mucho más y las intento hacer más realistas, con partes metálicas...

¿Cómo empezó a dibujar manga?

Estudié bellas artes porque quería hacer algo relacionado con el dibujo. En Japón si estudias Bellas Artes luego puedes hacer ukiyo-e, por ejemplo, y otras cosas. Había un club de litografías en la universidad al que me apunté, y la gente vio cómo dibujaba y me animaron a dibujar manga.

¿Y cómo le llegó el primer encargo profesional?

Había una página web para subir dibujos a internet. A veces los subía allí, y una editorial me contactó para ver si estaba interesado en probar de dibujar un manga. Me sorprendí mucho, porque eran cosas que hacía en mi libreta por hobby, que la gente me decía justamente que nunca podría plasmarlas en un manga por mi estilo. Y así empecé a dibujar manga.

'La pequeña forastera', de Nagabe.

¿Qué le inspiraba?

No veía muchas películas ni leía mangas... Pero me llamaban la atención las historias donde salían animales y donde se los presentaba como personas. Pensé que me gustaría hacer algo así, que era algo muy interesante. Y es lo que acabé dibujando.

¿Por qué animales?

Cuando iba al instituto quería dibujar animales, pero veía que era muy difícil. Fui a por libros para buscar información, por ejemplo ver cómo era su esqueleto para poder dibujarlos bien, y me aficioné a dibujarlos lo más realistas posible.

¿Cuál es el animal más difícil de dibujar?

Los pájaros. Es muy difícil hacerlos proporcionados, porque las alas suelen ser el doble de grandes que el cuerpo, las patas están escondidas… A la mínima es fácil que te quede muy mal.

‘La pequeña forastera: Siúil, a Rún’ parece un cuento onírico. En cambio, en su carrera, ha dibujado comedia, fantasía heroica, historias de amor entre chicos… ¿Por qué un abanico tan grande de géneros?

Si no hubiese hecho tantas cosas, ‘La pequeña forastera’ no sería lo que es. Al tocar muchos registros antes, puedo hacer ahora una obra más completa.

Es un manga un poco oscuro… ¿Es reflejo de una época?

En realidad no, no es que pase una etapa mala. Simplemente, tenía ganas de hacer una historia así. Es pura ficción.