Ir a contenido

SALÓN DEL MANGA 2018

Papá, mamá: quiero ser 'idol'

La ex-'idol' Emika Kamieda explica los secretos de su etapa como estrella popular en Japón y el lado oscuro del sector

Josep M. Berengueras

Emika Kamieda, actriz, modelo y ex-idol japonesa, en el Salón del Manga de Barcelona.

Emika Kamieda, actriz, modelo y ex-idol japonesa, en el Salón del Manga de Barcelona. / CARLOS MONTAÑÉS

El término 'idol' (pronunciado como la palabra inglesa) hace referencia a jóvenes (tanto a chicas como chicos) artistas multidisciplinares que gozan de gran popularidad en Japón. Son parte de la cultura nipona y un fenómeno de masas cuyo mercado mueve centenares de millones de euros. Son idolatrados por jóvenes y adultos, las estrellas del momento, lo que sería para los occidentales el actor o cantante de moda.

El Salón del Manga de Barcelona ha incorporado este año el fenómeno 'idol' a su programa con una invitada de lujo, la ex-'idol' Emika Kamieda. Esta joven de 24 años entró a formar parte en el 2012 en uno de los grupos más exitosos de Japón, NMB48 -formado por 42 chicas-, y llegó a participar en algunos vídeos de AKB48, el grupo musical de 'idols' más famoso. Ella decidió dejar hace un año el grupo para centrarse en su carrera como actriz.

"Un 'idol' es un artista que debe saber cantar, actuar, bailar, hablar en la radio, participar en los 'handshake' (encuentro donde los fans pueden estrechar la mano de las 'idol' y saludarlas)... cuyo objetivo principal es lograr que el público tenga fuerzas para tirar adelante mañana, que sonría", destaca Kamieda a este diario. Quiso ser 'idol' desde pequeña, y su familia la apoyó porque era su sueño.

Hizo audiciones para entrar en AKB48 y no pasó, pero fue recibió una recomendación para NMB48. "Se presentan miles de personas. Son los grupos de más éxito en Japón", explica. En la audición lo primero que tienen que entregar es un currículum y fotos, tanto de rostro como de cuerpo (el componente estético juega un papel fundamental). Si las eligen, harán dos pruebas más: una de canto y otra de baile.

Éxito, presión y salida

Tras pasar el corte, la prepararon durante tres meses, junto al resto de las chicas, para el debut. Y tras este, el éxito. CD, vídeos, radio, webs, noticias, fans, mercadotecnia... "Lo mejor era que al estar en un grupo muy compacto, mi adolescencia fue siempre de trabajo conjunto, de afrontar los problemas todas juntas", destaca. La parte negativa, que su adolescencia fue muy diferente a la de cualquier otra chica, que pasaba mucho tiempo fuera de casa (giras) y que recibía mucha presión: hay reglas no escritas, como que los y las componentes de estos grupos no pueden tener relaciones sentimentales para no decepcionar a los fans. Son estos los que las votan y deciden su popularidad, los que compran sus productos. Quien más vende, más popular es.

El año pasado dejó el grupo y ha venido a Europa para ser actriz. Desde su posición, Kamieda reconoce que el sector tiene muchos pros, pero también contras: recientemente ha habido varios casos de suicidio de 'idols' o aspirantes a serlo: por no llegar a lo más alto o por no dejarlas salir del sector. "Hay dos tipos de 'idol': las que tienen fama nacional, y por tanto más presión pero que al mismo tiempo están más protegidas, y las 'underground'. En este último caso hay productoras de mala calaña que juegan con los sueños de las chicas, rozando el acoso".

Otro punto polémico es la sexualización de las 'idol': faldas cortas, poses en bañadorvídeos sugerentes... "Es una relación de mutuo beneficio entre fans e 'idols'. Los fans, los que apoyan y deciden en base al dinero que gastan comprando sus productos  o votan en redes sociales, son los que marcan las que están arriba. Las 'idols' tienen que venderse de este modo, pero hay que tener en cuenta que en Japón no hay una concepción social tan extendida como aquí sobre el feminismo y el machismo, por lo que no afecta en que una chica pueda ponerse más mona para gustar más a un tipo de fans. El poder monetario de un chico de 15 años no es el mismo que el de uno de 40", afirma. "Si tengo hijos y su sueño es ser 'idols', los apoyaré dependiendo del tipo de 'idols' que quieran ser", completa.