Ir a contenido

ENTRE EL 25 Y EL 28 DE OCTUBRE

The Influencers: expediciones del siglo XXI

El festival de arte no convencional del CCCB busca grietas en la "gran maquina de vigilancia" que es internet

Nando Cruz

La cartografía del cableado que mantiene al planeta conectado a la red de Ingrid Burrington

La cartografía del cableado que mantiene al planeta conectado a la red de Ingrid Burrington

“Hemos tocado fondo como sociedad”. La sentencia es de Bani Brusadin, codirector del festival The Influencers. No habla del clima político, del cambio climático ni de las múltiples emergencias sociales, sino de la relación del ser humano con una tecnología de las comunicaciones cada vez más opaca, alienante y controladora. “La herramienta que usamos cada día para orientarnos en la ciudad, para comprar, comunicarnos o ligar nos ficha con un nivel de detalle jamás alcanzado por ningún régimen totalitario. Y esta contradicción es tan inmensa que ya no cabe en nuestra cabeza”, apunta.

Que internet se haya convertido en una “enorme máquina de vigilancia” es, en opinión del investigador italiano, “un problema democrático, económico y también cultural”, pues altera nuestro modo de interpretar el presente e incluso de imaginar el futuro en el que querríamos vivir. The Influencers nació en el 2004  fascinado por la utopía emancipadora de la red, cuando aún no existía Youtube. Una década después, el festival de arte no convencional asumía una postura más crítica y beligerante con este mundo virtual que, cuidado, no es tan virtual.

Llegados a su 15ª edición, que se celebra del jueves al sábado en el CCCB, las protagonistas de este The Influencers son artistas, investigadoras y científicas que se cuelan en la trastienda de la tecnología de la comunicación para comprender su funcionamiento, explicar hasta qué punto controla nuestra vida y buscar modos de desactivarla. Ya no quedan continentes por descubrir, así que las grandes expediciones del siglo XXI implican bucear en esta realidad tan aparentemente accesible para descubrir los mecanismos opacos y nada neutrales que esconde.

Exploradoras de Irán, Estonia y China

Las exploradoras invitadas al festival son Cathy O'Neil, autora del libro ‘Armas de destrucción matemática' que desvela el intrincado mecanismo de dominación social de los algoritmos, la también estadounidense Ingrid Burrington, cartógrafa del cableado que mantiene al planeta conectado a la red, y la iraní Moreshin Allahyari, ahora centrada en rescatar y visibilizar piezas antiguas de culturas no dominantes para romper con la mirada colonial y patriarcal que impone la historia del arte oficial. Todas mujeres, sí, como la china An Xiao Mina, la estonia Katja Novitskova o la holandesa Femke Herregraven, otras de las protagonistas del bloque de conferencias.

 Actualmente, opina Brusadin, no funciona esa tipología de “artista clásico del siglo XX que miraba la realidad desde fuera para representar el mundo y reflejar en él su alma”. Hoy es imprescindible sumergirse en él. Y estas artistas exploradoras nos presentan el mundo que vivimos utilizando metodologías científicas y prácticas que van de la espeleología digital al espionaje industrial. Su activismo puede tomar forma de sesuda conferencia o de pieza museística. De ahí esa idea de arte no convencional desde la que opera The Influencers.

Otros formatos anómalos

Más allá de las conferencias, el festival propone la reflexión a través de lo que denominan formatos anómalos. Desde una ruta turística por puntos clave para nuestro día a día como usuarios de la red (centros de almacenamiento de datos, lugares por los que entra el cableado en la península o la planta de Amazon) hasta un taller donde explorar cómo crear un internet descentralizado. Desde una 'cryptorave' que combina la mecánica de las criptomonedas con la de las fiestas techno furtivas hasta una suerte de 'performance' coral en la que los espectadores cederán su móvil a desconocidos para que estos espíen su contenido ante la mirada del resto de público.

Alentado por el desencanto de la utopía de un internet emancipador, The Influencers quiere aportar pruebas, esperanza y humor a esta época “cada vez más disfuncional en la que las redes ya no nos proporcionan placer sino cierta ansiedad”. Serán tres días dedicados a explorar grietas desde las que imaginar salidas a un presente que Brusadin define como “una nueva era de oscuridad”.