EL GALARDÓN MÁS CODICIADO

Santiago Posteguillo gana el Planeta con una de romanos

El autor superventas muestra en su novela la lucha por el poder de Julia Domna, madre del emperador Caracalla

Ayanta Barillli, la finalista, hija del escritor Fernando Sánchez Dragó, salta a la ficción con una saga familiar

El escritor Santiago Posteguillo, en la gala del Premio Planeta 2018.

El escritor Santiago Posteguillo, en la gala del Premio Planeta 2018. / JORDI COTRINA

4
Se lee en minutos
Elena Hevia
Elena Hevia

Periodista

ver +

Con el anuncio de que el escritor valenciano de novela histórica Santiago Posteguillo es el ganador del Premio Planeta se han venido abajo todas las quinielas que apostaban por ver a una mujer recogiendo el trofeo y los 601.000 euros este año, el año del MeToo. Y no es que el Planeta ande falto de ganadoras, Alicia Giménez Bartlett y Dolores Redondo son las más próximas en el tiempo en dos años consecutivos, el 2015 y el 2016, pero las señales de humo de los organizadores apuntaban a ello y no ha sido así.

La novela de Posteguillo, de nuevo un autor de la casa y todo un superventas en el terreno de la novela de romanos, su gran especialidad, tiene, eso sí, como protagonista a una mujer muy poderosa, o que por lo menos luchó mucho por serlo, la emperatriz Julia Domna, que en el año 190 después de Cristo obtuvo un inmenso poder como esposa del emperador Septimio Severo. "Un hombre puede valer para forjar un imperio pero solo una mujer puede valer para forjar una dinastia", dijo el escritor al recoger su premio. Tambien destacó que se trata de una historia de amor porque el de Julia y Severo fue el primer matrimonio regio en la larga historia de Roma que se mantuvo "profundamente enamorado y eso le aporto una fuerza suplementaria".

Y para presentar a la finalista, Ayanta Barilli, no va a haber más remedio que remitirse a su padre, el escritor y hombre televisivo Fernando Sánchez Dragó. Junto a él escribió a cuatro manos en el pasado 'Pacto de sangre', libro en el que ambos analizaban su relación, bastante compleja ya que Barilli es una de los cuatro hijos del escritor, todos ellos de nacionalidades y madres diferentes. Con la novela finalista, 'Un mar violeta oscuro', una saga familiar, se aventura Barilli en solitario y por primera vez en el terreno de la ficción. Además, se embolsa 150.000 euros.  

Bajo perfil político 

Si el año pasado, con el anuncio del inminente traslado a Madrid de la sede social del grupo Planeta y con las tensiones derivadas del primero de octubre entonces tan a flor de piel, Puigdemont no fue a la gala, entraba dentro de lo previsible que Quim Torra le imitara, como así ha sido. Y aunque en un primer momento parecía que la 'consellera' de Cultura, Laura Borràs, iba a ser la única representación del Govern en la cena, finalmente tampoco ella hizo acto de presencia. Los principales representantes institucionales en la mesa presidencial han sido el ministro de Cultura, José Guirao; la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y los expresidentes de la Generalitat José Montilla Artur Mas. También ha asistido a la velada el candidato a la alcaldía de Barcelona Manuel Valls. Posiblemente, el de este año haya sido uno de los perfiles más bajos en lo político que se recuerdan en una gala del Planeta.

Era difícil imaginar que a través de la pista lanzada por el portavoz del jurado Juan Eslava Galán, según la cual este año dominaban novelas de "orientación femenina", alguien pudiera pensar que el ganador fuera Posteguillo, valenciano de 1967, profesor de universidad, cuyas documentadas y no por ello menos 'espectaculares' novelas están cargadas de testosterona a través de batallas, legiones perdidas y las preceptivas luchas de aceitados gladiadores. En sus dos ciclos de novelas dedicados a Escipión el Africano y al emperador Trajano, las mujeres no solían aparecer en primer plano, sino más bien como víctimas de alguna que otra matanza o en el lecho de algún héroe.

Pero en esta novela, 'Yo, Julia' (¿un homenaje a Robert Graves y su 'Yo, Claudio'?), el autor no se ha apartado del poder y sus luchas intestinas para relatar la agitada vida de la que llegaría a ser madre del emperador Caracalla. El argumento facilitado por la editorial y que se presentó bajo el título de 'El ascenso' no ofrecía el menor indicio de que aquello fuera a ser un drama histórico: "El ascenso fulgurante de una mujer en un mundo de hombres que luchan por el poder político y que piensan que el liderazgo solo le corresponde a ellos". Aunque separadas por casi 20 siglos, lo que son las cosas, ese argumento vale tanto para una matrona romana como para una mujer actual interesada en competir en su trabajo.

Noticias relacionadas

Bloguera sexológica

La cuota femenina ha venido de la mano de Ayanta Barilli, la finalista, que no contenta con haber sido presentadora de programas radiofónicos y televisivos (en ‘Libros con Uasabi’, sin ir más lejos, junto a su padre), bailarina, actriz, crítica de teatro y directora escénica, bloguera en temas de sexo (una de esas fijaciones que comparte con Sánchez Dragó), debuta ahora en la novela con 'Un mar violeta oscuro'. Se trata de una historia de lucha y superación de tres generaciones de mujeres de una familia con un misterioso pasado marcado por una figura masculina particularmente manipuladora y poderosa. Que la acción se desarrolle entre Italia y España, las dos nacionalidades de Barilli, quien decidió adoptar solo el apellido materno porque el paterno la colocaba en un poco agraciado Ayanta Sánchez, hará que el lector vincule esa ficción con los azares familiares de la propia finalista.