Ir a contenido

LA GRAN CITA DEL CINE FANTÁSTICO

Traci Lords: "Rebeldes convertidos en jefes. ¡Eso me gusta!"

La actriz, que pasó de hacer cine porno a rodar películas de culto bajo el auspicio de Roger Corman o John Waters, recibe un premio en Sitges

Juan Manuel Freire

Traci Lords, en Sitges.

Traci Lords, en Sitges.

Traci Lords está encantada y a la vez sorprendida de que, treinta años después, la gente todavía quiera ver 'Vampiro del espacio', su debut en el cine (relativamente) convencional después de un controvertido pasado en la industria porno. En la madrugada del viernes al sábado, ella misma presentará una proyección de la producción de Roger Corman en el Brigadoon del festival de Sitges, en el que ha sido distinguida este año con una María Honorífica.

Con 'Vampiro del espacio', remake "ridículo y divertido", en palabras de Lords, de aquel 'Emisario de otro mundo' producido por el propio Corman en 1957, Lords pasaba página y encaraba otra etapa de su carrera. Pero su verdadero mentor en esta transición no fue Corman sino John Waters, quien la convirtió en la terrorista sexual Wanda Woodward de 'Cry-Baby', protagonizada por Johnny Depp. "Nunca pensé que Wanda fuera a convertirse en un icono cultural", nos explica. "Nadie sabe cuándo pasará algo así. Y casi mejor, porque de haberlo sabido, me habría puesto todavía más nerviosa. En aquel momento yo no sabía si era buena o no, pero nunca dejé entrever todas mis dudas".

Durante los 90, volvió al mundo Waters en 'Los asesinatos de mamá'. También rodó con el icónico director 'queer' Gregg Araki ('Nowhere'), desarrolló personajes en 'Melrose Place' o 'Roseanne'… Y a punto estuvo de ser la chica principal de 'Blade', pero "al final quisieron que fuera afroamericana; se quedó el papel una actriz estupenda llamada N’Bushe Wright. Sea como sea, me querían en el proyecto, de modo que acabé apareciendo como vampiresa. ¿Qué mejor forma de salir de una película que… desintegrándose?".

De su colorida filmografía, Lords reivindica 'Excisión', terror satírico en el que personajes de pasado transgresor (ella, su amigo Waters, Malcolm McDowell) hacían, irónicamente, papeles de figuras de autoridad. "Los rebeldes convertidos en los jefes. ¡Eso me gusta!".

Vencedora antes que víctima

Lords (nacida Nora Louise Kuzma) fue desde luego una rebelde: de adolescente consiguió un carné falso y empezó a trabajar como modelo de desnudos, a lo que siguió el cine para adultos. Según escribió en su autobiografía del 2003, fue básicamente una víctima del tráfico sexual. "Fui una chica de 15, 16 años a la que manipularon. A esa edad no tienes la inteligencia emocional para saber tomar ciertas decisiones; por eso existen las leyes que existen. Pero no me veo como una víctima. Me considero una vencedora, porque aquello me pasó, pero no me destruyó".

Desde finales de los 80 colabora con la organización antiprostitución infantil Children Of the Night. Así explica su faceta más activista: "Pasé por muchos momentos difíciles siendo adolescente. He tenido suerte de salir adelante y quiero que otras personas en dificultades también lo consigan. Por suerte, la sociedad estadounidense está cambiando: la gente marginada, las mujeres, los gais y lesbianas, ahora se atreven a pedir lo que merecen y cómo quieren ser tratados".