Ir a contenido

ESTRENO

'Tebas Land', un Edipo moderno

La directora Natalia Menéndez presenta en el TNC un potente texto del franco-uruguayo Sergio Blanco

Marta Cervera

Pablo Gómez-Pando (izquierda) y Pablo Espinosa en Tebas Land, dirigida por Natalia Menéndez.

Pablo Gómez-Pando (izquierda) y Pablo Espinosa en Tebas Land, dirigida por Natalia Menéndez. / VANESA RABADE

Sergio Blanco, uno de los autores teatrales más interesantes del siglo XXI, sube a escena en el TNC con ‘Tebas Land’ a partir de este miércoles, en la Sala Petita. El montaje, una producción del Teatro Kamikaze de Madrid dirigida por Natalia Menéndez, aborda el tema del parricidio en una obra con ecos del 'Edipo' de Sófocles pero también de las teorías de Freud y del Truman Capote de 'A sangre fría'. Esta famosa novela fue creada por el pionero del nuevo periodismo a partir de entrevistas en la cárcel con los responsables de un asesinato.

'Tebas Land' muestra la relación entre un autor y un preso acusado de matar a su padre. "Habla del trato que recibimos y de la influencia de ello sobre nuestro futuro", destaca Menéndez. La directora ha leído todas las obra de Blanco. Le fascina su escritura. "Me gusta su atrevimiento a la hora de desnudarse sin dejar claro si se muestra él o es una ficción". Es un autor capaz "de confrontarte y sacudirte".

En 'Tebas Land' ofrece toda una reflexión desde la Grecia antigua hasta nuestros días "nada pedante, pesada o pretenciosa". Interpretada por Pablo Gómez-Pando y Pablo Espinosa, muestra a un autor en busca de inspiración. ¿Hasta qué punto un creador utiliza o no a su fuente de información? ¿Es ético hablar con un parricida para inspirarse? O, como se pregunta Menéndez: "¿Para qué y cómo le trata? ¿Cómo usa y abusa un creador de la materia de la que quiere hablar?". La pieza en realidad habla del mundo del teatro. Se concentra en las posibilidades estéticas de la representación del parricidio.

“Como Edipo, el preso no es un asesino profesional sino un niño maltratado", destaca Menéndez que estudió a fondo este tema para penetrar en un texto nada cómodo para el espectador. "Es una obra que obliga a cambiar el punto de vista, a replantear certidumbres". Y lo hace mostrando "todo el abanico de lo que le ocurre a un niño maltratado que pasa por todos los pasos violentos y oscuros hasta liberarse".

Simple solo en apariencia, esta compleja obra tiene una estructura de muñecas rusas. “Su elaboración es exhaustiva. Es de esos que no deja una palabra sin haberla examinado desde diferentes ópticas. Por eso ofrece tantas visiones diferentes”.

Preguntas difíciles

‘Tebas Land’ habla de la necesidad de defenderse ante un agresor. “El maltrato está en todas partes pero ya no nos damos ni cuenta”. Por eso Blanco destaca la importancia de las buenas maneras a la hora de tratar a la gente. “Hace una apuesta muy clara por la gratitud, por la ternura", apunta la directora. "Pero a la vez también muestra la parte más feroz de la creación”.

Son muchas las preguntas que lanza esta obra. ¿Podemos cometer un crimen sin ser conscientes de ello? ¿Hemos de perdonar y olvidar? 'Tebas Land' no es cómoda. Provoca cierta inquietud en el espectador, como pudieron apreciar quienes asistieron al su estreno en el Temporada Alta en el 2014 con otro montaje.

Considerada una de las piezas claves de la dramaturgia de principios del siglo XXI, busca la máxima realidad escénica. Blanco intenta que su teatro tenga una función transformadora, que obligue al público a replantearse sus ideas. “Pocos autores han investigado tanto sobre la verdad escénica y qué buscamos cuando vamos al teatro”, apunta Xavier Albertí, director del TNC. Si quieren descubrirlo, esta temporada lo tienen fácil. Además de 'Tebas Land', Temporada Alta estrenará su última pieza, 'El bramido de Düsseldorf' (el Canal, 18 de noviembre) y el TNC, 'Kassandra', aunque se verá primero en Girona (Teatre de Salt, 20 de octubre), y 'Cartografía de una desaparición (10 de noviembre).