29 may 2020

Ir a contenido

ópera

El clima enrarecido del 'procés' irrumpe en el Liceu

Un espectador ha sido recriminado por el público por gritar en varias ocasiones que lo que sucedió en la guerra civil inglesa del XVII también ocurrió en Catalunya

Marta Cervera

De izquierda a derecha: Artur Mas, Quim Torra y Salvador Alemany, president del Liceu, Meritxell Batet y Jaume Giro, director general de ’La Caixa’.     / QUIQUE GARCÍA / EFE

De izquierda a derecha: Artur Mas, Quim Torra y Salvador Alemany, president del Liceu, Meritxell Batet y Jaume Giro, director general de ’La Caixa’.    
La soprano Pretty Yende (Elvira) y el tenor Javier Camarena (Lord Arturo Talbo), durante la opera ’I puritani’, de Bellini, en el Liceu.  
El candidato a la alcaldia de Barcelona y exprimer ministro frances Manuel Valls, junto a su pareja Susana Gallardo, en la apretura de temporada del Liceu. 

/

Pese a que a la llegada al Liceu el público podía pensar que estaba en Hollywood por los focos, la alfombra roja y las vallas que separaban a la 'plebe' de los invitados, la noche inaugural de la temporada lírica puso de manifiesto el clima enrarecido político y social que se respira. Con la presencia en la sala de autoridades como el 'president' Torra, la ministra de Política Territorial y Función Pública, Meritxell Batet, los 'expresidents' de José Montilla y Artur Mas y el candidato a la alcaldía Manuel Valls, nada más apagarse las luces de la sala saltó una chispa. Antes de que sonara ninguna nota de ‘I Puritani’, durante la proyección de un texto de frases cortas para situar a los espectadores en el contexto del enfrentamiento entre puritanos y católicos en el siglo XVII, tras una frase en la que se explicaba que Cromwell asesinó despiadadamente a centenares de católicos irlandeses, un espectador espetó: "'Com aquí!" A lo que otro le respondió: "¡Calla!"

Siguió un runrún de inquietud y al cabo de poco, tras una frase que aludía a la derrota de los católicos en la guerra y a la decapitación de su monarca, Carlos I, el mismo individuo que había causado el primer alboroto exclamó: "'Això també va passar aquí'!" Entonces ya fueron más los espectadores que le recriminaron su actitud. Uno: "¡Que te calles!" Otros: "¡No sabes dónde estás!" Y aun otro: "¡Empieza director!"

En la media parte el incidente dio mucho juego. El escritor y director de cine David Trueba comentaba lo “bien” que sonaban las voces de los implicados. “Denotaban autoridad. ¿Cómo serán en sus casas?”, se preguntaba. Para los habituales del Liceu que aún recuerdan haber visto cantar a algunos espectadores ‘Els Segadors’ a raíz de lo ocurrido en el registro de la Conselleria d’Economia hace poco más de un año, lo de esta noche ha sido “peccata minuta”. Para otros, sin embargo, refleja la división interna de Catalunya causada por el ‘procés’.  Por suerte, en el Liceu caben todas las voces y hasta ahora nadie se ha levantado y marchado. Tampoco hubo más incidentes a lo largo de la función. ¿Será porque la música amansa las fieras? 

Temas Ópera Liceu