Ir a contenido

CITA LITERARIA

Unas jornadas traen de nuevo a Bolaño a Barcelona

A. G. Porta, Bruno Montané, Valerie Miles y David Castillo participan en el encuentro sobre el desaparecido autor

EFE

El escritor chileno Roberto Bolaño. 

El escritor chileno Roberto Bolaño.  / QUIM ROSER

 Unas jornadas rinden homenaje este miércoles y jueves, 3 y 4 de octubre en el Ateneu barcelonés al escritor Roberto Bolaño evocando su vida y su obra poliédrica, a partir del testimonio de amigos y especialistas. Su amigo barcelonés A.G. Porta, que coescribió a cuatro manos la primera novela de Bolaño, 'Consejos de un discípulo de Morrison a un fanático de Joyce', pronunciará la conferencia inaugural para "hablar de la escritura a cuatro manos y toda la historia que hay detrás de ese primer libro y del cuento 'Diario de bar'".

"Escribir a cuatro manos -asegura Porta- fue un virus que me inoculó Bolaño y aunque sólo se publicaron dos libros, había más proyectos: pensamos escribir una obra sobre la División Azul y una enciclopedia Abreviada de la literatura nazi en América". Aunque sea una conferencia, como dice el título, al estilo de manual de uso para escribir a cuatro manos, "a la vez será un retrato de una época, porque es una manera de hacer, de dos que comienzan y que se inventan disparates".

El  miércoles  también intervendrá el poeta Bruno Muntané, que fue el modelo del personaje Felipe Müller en 'Los detectives salvajes' y con quien Bolaño escribió en 1975 su primer poemario, "Gorriones cogiendo altura".

En la última jornada, Valerie Miles, comisaria de la exposición "Archivo Bolaño" en el CCCB, dará a conocer "la parte del Bolaño visual", que fue, asegura, "uno de los descubrimientos cuando trabajé en su archivo para preparar la exposición". "Yo no puedo hablar de Bolaño como persona, porque no le conocí personalmente ni fui su amiga, pero sí puedo hablar del Bolaño en la intimidad de su estudio, porque en sus cuadernos se pueden apreciar  algunas de las cosas más estructurales y sus influencias", comenta Miles.

La cocina del escritor 

Según la estudiosa y editora, en su archivo se puede ver cómo organiza Bolaño su tiempo productivo entre Barcelona, Girona y Blanes: "comienza escribiendo a mano, luego a máquina de escribir manual, posteriormente en una eléctrica y finalmente en un ordenador". A su juicio, "se nota una primera diferencia: sus novelas son más largas", pero de los cuadernos también se puede constatar "de dónde salen los inéditos y se publican ahora tantos después de su muerte porque estuvo veinte años sin publicar".

Miles pone en entredicho la idea de que Bolaño escribía automáticamente. "Al contrario, lo hacía con esmero y mucho cuidado, y muchas veces partía de periódicos, luego escribía a mano, lo pasaba a limpio, luego a máquina y sobre este texto, corregía".

La editora revelará que Bolaño conversaba con las artes en general: "dibujaba y garabateaba en sus cuadernos, lo que demuestra que era una persona que pensaba lo abstracto espacialmente" y en algunas ocasiones utilizaba cuadros, como cuando recurrió al cuadro flamenco "Joven con un halcón" cuando escribió 'Nocturno de Chile'. Miles hablará también de la influencia de Cataluña en su manera de escribir.

Para completar la imagen del Bolaño escritor las jornadas, organizadas por la Asociación Colegial de Escritores de Cataluña (ACEC) acabarán con una sesión poética en la que se recuperaran algunos de sus poemas. El presidente de la ACEC, David Castillo, ha subrayado que tanto estas jornadas como las que se dedicarán el 29 y 30 de octubre a Manuel Vázquez Montalbán poético son "una manera de mantener vivos a escritores desaparecidos".