28 nov 2020

Ir a contenido

Ernesto Caballero celebra los 40 años del CDN con "Un bar bajo la arena"

EFE

José Carlos Rodríguez.

La cafetería del María Guerrero, lugar de encuentro de la gran familia teatral española durante varias décadas, se convierte en el escenario principal de "Un bar bajo la arena", una obra que realiza un homenaje al teatro y al espectador y con la que se celebran los 40 años del Centro Dramático Nacional.

Su director, Ernesto Caballero, y José Ramón Fernández, autor de la dramaturgia, han presentado hoy la obra en la sala de la Princesa del Teatro María Guerrero, donde tendrá lugar la representación a partir del próximo viernes, y en la que se ha reproducido fielmente el antiguo bar, un lugar en el que "no existe frontera entre los intérpretes y los espectadores".

"Queremos esta obra sea una celebración de la vida y el privilegio que tenemos de poder jugar al teatro" ha expresado Fernández, que considera que la mejor forma de celebrar los 40 años del CDN es recreando una cafetería en la que "se firmaron contratos y se estableció un diálogo humano y artístico excepcional" y por la que además ha pasado "lo mejor del teatro nacional".

Fernández ha añadido que la obra es también "una reivindicación del legado más inmediato del teatro" en una sociedad que vive "desmemoriada" y en la que solo se valora la "inmediatez", por lo que con este espectáculo trata de "recuperar los eslabones esenciales y contribuciones artísticas que forman parte del patrimonio".

Sin embargo, Caballero ha insistido en que a pesar de que en "Un bar bajo la arena" "hay cierta melancolía y nostalgia, no hay lamento" y el objetivo de la obra es "mirar hacia el presente y el futuro del teatro", echando una vista hacia el pasado.

Un pasado que habitan grandes de la escena como Núria Espert, Berta Riaza, José María Rodero, Adolfo Marsillach o Paco Nieva y en el que se realizaron importantes montajes como "El jardín de los cerezos", "Las comedías bárbaras", "Doña Rosita, la soltera" o "El público", entre muchas otras.

El elenco de actores, formado por Pepe Viyuela, Jorge Basanta, Isabel Dimas, Ione Irazabal, Julián Ortega, Francisco Pacheco, Raquel Salamanca o Janfri Topera, entre otros, darán vida a estas personalidades "imprescindibles" y transitarán tres niveles, que tienen que ver con lo que son en la actualidad, el actor o actriz al que interpretan, y los personajes que éstos interpretaban a su vez.

"Esa línea entre la realidad y el teatro está muy bien realizada. Hay una deliberada fusión entre los personajes y los actores que los interpretan", explica Caballero, que asegura que la obra "no tiene una estructura argumental" porque lo que se pretende es "atacar a la emoción", con una estructura más cercana al sueño".

Pero además de esto, el director ha asegurado que sobre todo, este espectáculo es "un homenaje al espectador y a los que hacen posible este fenómeno" y ha añadido que se debería dar alguna vez el Premio Nacional de Teatro "a los espectadores que se entregan y lo dan todo debajo de los escenarios".