Ir a contenido

REGRESO SONADO

Mala Rodríguez prepara su nuevo gran asalto tras cinco años de silencio

Hablamos con la rapera y cantante sobre un disco del que ya han salido dos adelantos muy distintos, 'Gitanas' y 'Contigo'

Juan Manuel Freire

Mala Rodríguez, en la actualidad.

Mala Rodríguez, en la actualidad.

Han pasado ya cinco largos años desde 'Bruja', aquel gran álbum en el que María Rodríguez Garrido, alias Mala Rodríguez, o La Mala a secas, sacaba nueva bilis en las letras sin dejar de ser fiel a sus viejos principios en el sonido: "Bombo y caja y tiro millas", como nos contaba en estas mismas páginas hace eso, cinco años.

En contraste con algo como '33' (aquella del "te follo cuando quiero, tú eres mi puta"), el nuevo single 'Contigo' muestra a una Mala más accesible que nunca, esponjosa, flotante y pop; de nuevo con cadencias jamaicanas tras 'Caja de madera' o 'Quién manda'. Un corte sorprendente que llegó precedido por 'Gitanas', más rap y racial. Son los dos primeros avances de un nuevo álbum cuya fecha de salida no se sabe. Tampoco su título. De hecho, su autora ni siquiera quiere decir a qué suena. Costará sacarle unas pistas.

¿Es difícil entrevistar a una artista sobre un disco sin escucharlo? Lo es. Pero, ¿tenemos demasiado sobrevalorado el concepto álbum? ¿No se puede entrevistar a un artista en cualquier momento, más cuando las plataformas digitales y el ritmo de los tiempos han dado por obsoleto ese formato y coronado las canciones sueltas, 'mixtapes' o 'playlists'? "Todo va más rapidito ahora", dice La Mala. "Y mejor, ¿no? Hay otras formas de comercializar la música. Las cosas pueden ir cambiando y eso es genial".

-Al parecer, hace un montón que no compra un disco físico.
-Hace mucho que no compro un disco. Lo último, el otro día lo recordé, fue un vinilo de [el ídolo dancehall jamaicano] Bounty Killer. Hace mil años. Pero mil años.

-¿Entonces no le enganchan los vinilos?
-La putada es que me mudo bastante. Cambio mucho de ciudad. ¿Y tú sabes lo que es una mudanza?

-Con vinilos, un infierno.
-Dios bendiga el MP3. Y SoundCloud y toda esa onda. Cargando con to' pa' arriba y pa' abajo… Y mi madre: "¡Para ya, deja de traerme bártulos, que no me caben más cosas!". Tengo a mi madre amargada.

Algunas pequeñas pistas

Pero La Mala no tiene claro si podrá ajustarse del todo a la rapidez del 2018, a los ritmos impuestos por esas estrellas que lanzan discos larguísimos a medio cocinar. Ella no quiere lanzar cualquier cosa, solo "canciones con producciones que sienta propias" y con las que pueda trabajar durante un cierto tiempo. Eso explica que La Mala no sepa hacer disco malo.

El próximo tampoco lo será. No lo hemos oído, pero se intuye por 'Gitanas' y 'Contigo', que son según María "un buen adelanto para lo que viene: mucha variedad en el sonido, también en las emociones, los sentimientos, las ideas".

-¿Entonces hay una parte más hip hop, más dura, y otra más pop?
-No. No. No. No.

-Pero sí que son dos canciones muy contrastadas.
-Porque hay mucho contraste en el álbum. Son muchos momentos, muchos instantes, muchas emociones… Y tiene todo que ver con un color, con una forma, con un sonido. Cada canción tiene mucha personalidad.

-¿Hay algún hilo conceptual, o es más colección de canciones?
-Es una colección de hits.

¿Solo puede quedar una?

A La Mala le han intentado crear un 'beef' (enfrentamiento) con Rosalía que, finalmente, no ha ido a mucho. Todo porque un día declaró que la autora de 'Malamente' hace un personaje; eso sin restarle méritos artísticos, todo lo contrario. Los medios y gran parte de la sociedad tienden a observar a las artistas femeninas como guerreros de 'Los Inmortales': solo puede quedar una.

"¿Por qué no me han puesto a pelear con el Niño De Elche?", se pregunta Rodríguez en voz alta. "Cada periodista debería autoanalizarse y saber cuáles son sus intenciones con jugadas así. Sobre todo, creo que hay que ser tolerante. Cada uno puede tener una opinión. Las mías tienen un fundamento. Realmente creo que existe una identidad que no se puede fabricar, pero eso no significa que yo odie a nadie o tenga que decir cómo se hacen las cosas, ¿sabes? Al revés… Respeto y amor, joder".

De las redes, opina que pueden ser un entorno "un poco hostil". Ella sabe dosificar el uso, "porque hay una vida ahí afuera", y relativizar lo que lee en ellas, "porque no puedes tomarte todo demasiado a pecho". Hoy, nos cuenta, ha perdido el móvil, así que puede ser un gran día.