Ir a contenido

OBRA DE ANTONI MIRÓ

Polémica en València por unas esculturas eróticas en plena calle

La muestra, de Antoni Miró, representa escenas en plena masturbación, a punto de realizar una penetración o una felación

Una madre y su hijo contemplan la escultura en València. 

Una madre y su hijo contemplan la escultura en València.  / JUAN CARLOS CARDENAS

El artista Antoni Miró se ha mostrado "sorprendido" por la polémica causada entre algunos sectores por las esculturas que se han instalado en La Marina de València porque se trata de piezas inspiradas en la cerámica popular griega "de hace más de 2.500 años" y que, como en aquella época, incluyen escenas de contenido sexual. El creador está convencido, además, de que "la mayoría de la gente lo ve normal y hay más opiniones favorables que en contra".

Así lo ha manifestado el autor alcoyano, en declaraciones a Europa Press, a raíz de la polémica en torno a piezas de la exposición que servirá para inaugurar 'La base', un nuevo espacio cultural en La Marina de la capital del Turia, por representar escenas sexuales.

Miró se ha mostrado "sorprendido" y ha considerado que es "una lástima" que haya gente que se escandalice y "entretenga" en este tipo de cuestiones --"que son la cosa más normal del mundo", ha remarcado-- "con la cantidad de problemas" que hay actualmente. No obstante, ha apostillado que "siempre que se hable de cultura y arte es interesante".

Miró ha señalado sus trabajos se inspiran en la cerámica popular griega de hace más de 2.500 años y uso cotidiano y ha cuestionado que "haya gente que ve cosas muy raras".

Espacio poco adecuado

Acerca de las críticas sobre que La Marina sea un espacio poco adecuado para la exhibición de las esculturas por el público familiar que acude, el artista ha considerado que a los niños se les utiliza "como una excusa" y realmente a quien molestan es a "algún padre que está un poco atrasado".

"Siempre hay personas malpensadas que se aferran a ideas muy extrañas y antediluvianas", ha dicho Miró, que ha agregado que este tipo de polémicas son cíclicas "y de tanto en tanto suelen pasar".

De hecho, se da la circunstancia de que hace diez años la instalación en Xàbia (Alicante) de sus esculturas inspiradas en la Grecia clásica también provocó quejas aunque también un alto número de visitas.

Preguntado por si La Marina o alguna institución se ha puesto en contacto con él o le ha expresado algún problema con las obras, el escultor ha respondido que no y ha asegurado que no cree que tengan "el más mínimo problema". "La mayoría de la gente lo ve normal; pienso que hay más opiniones favorables que en contra dentro de la normalidad", ha zanjado.

El alcalde de València, Joan Ribó, ya se pronunció este lunes sobre la cuestión para recordar que "en muchos museos de Italia y de muchos sitios puedes encontrar figuras de este tipo y no pasa demasiado, por no decir nada". "Pensamos que puede ser discutible para algunos, para otros es una cuestión totalmente normalizada", añadió.

Foro de la Familia

Hoy se ha manifestado al respecto, a través de un comunicado, el delegado del Foro de la Familia en València, Vicente Morro, quien ha exigido "la retirada inmediata de las esculturas con contenido sexual explícito de La Marina de Valencia, al ser inadecuadas para ocupar espacio público y poder vulnerar la Ley Orgánica de Protección del Menor".

Para Morro, "la exposición en la vía pública de estas figuras que representan felaciones, masturbaciones, con genitales expuestos y reproduciendo diversas prácticas sexuales, con alto contenido sexual explícito y de muy dudoso gusto, podría vulnerar la Ley Orgánica 1/1996, de 15 de enero, de Protección Jurídica del Menor, al exponer a estos, sin ninguna protección ni información previa o aviso, a escenas inadecuadas para su edad, y sin que los padres que lo deseen puedan pasear libremente por la zona si quieren evitar su visualización".