Ir a contenido

CAMBIOS EN EL PATRONATO

Rosa Maria Sardà deja el Lliure

La reunión del patronato fue movidita pero productiva porque todos hablaron claro

Marta Cervera

Rosa Maria Sardà, a la salida de la reunión del Patronato.

Rosa Maria Sardà, a la salida de la reunión del Patronato. / ALBERT BERTRAN

La reunión del Patronato fue movida. No faltó ni uno de su treintena de miembros y casi todos aprovecharon para decir la suya. La primera, Rosa Maria Sardà ('Ocho apellidos catalanes'), quien nada más llegar declaró su intención de abandonar su puesto en el Lliure. Ella fue la primera en abandonar la reunión, aunque se quedó casi hasta el final. "Hizo un gran papel", explicó uno de los asistentes. "Lo cierto es que lo que ha pasado daría para una película". Otro comentaba que, pese a todo, "ha sido una reunión muy productiva. Todos tenemos ganas de que esto siga adelante" .

Sardà siempre ha apoyado a Pasqual, quien, sin estar en la reunión, dejó escuchar su voz a través de una carta. En ella explicaba su imposibilidad de seguir al no sentirse apoyado por su equipo y negaba las acusaciones recibidas en las redes sociales. La actriz Andrea Ros le criticó por la forma cómo la trató duranto los ensayos de 'El rei Lear', después de anunciarse la renovación del director en el Lliure tras ocho años al frente. El colectivo 'Dones i cultura' salió en su apoyo y animó a denunciar cualquier discriminación o abuso de poder. Días después los trabajadores del teatro aprobaron solicitar un estudio de riesgos psicosociales. Este sigue su curso, pendiente de adjudicación. Los afines a Pasqual respondieron con una campaña de firmas donde figuraban grandes artistas. Pasqual se fue de vacaciones en plena polémica y presentó su dimisión el pasado 31 de agosto. 

"Él ya tenía la decisión tomada a finales de julio. Intentamos convencerle de quedarse pero fue imposible", confesó Ramon Gomis, presidente del Patronato y amigo de Pasqual desde la infancia. En su opinión el debate sobre su marcha sigue abierto. "¿En qué nos hemos equivocado? ¿Qué no hemos hecho bien para llegar a este momento crítico?", se interpeló. No teme una ruptura en el Patronato. "Hay diferencias entre los miembros pero no división de opiniones. Una crisis no sería buena. Antes, hemos de resolver los problemas". De momento, cuentan con pleno apoyo de las administraciones. 

Temas: Teatre Lliure