Ir a contenido

la transformación de una institución

Lluís Pasqual cobró 254.000 euros del Lliure en el 2016

El teatro público con gestión privada convocará un concurso internacional para elegir nuevo director, sin saber todavía qué sueldo pagará

Un jurado externo evaluará a los candidatos y una comisión integrada por miembros del Patronato se encargará de modernizar los estatutos

Marta Cervera

El exdirector del Teatre Lliure Lluís Pasqual. 

El exdirector del Teatre Lliure Lluís Pasqual.  / JORDI COTRINA

El Teatre Lliure abre una nueva etapa tras la decisión tomada este viernes por el Patronato de poner en marcha un concurso internacional de dirección de ámbito europeo para elegir al sustituto del dimitido Lluís Pasqual. En paralelo constituirá una comisión para modernizar los estatutos de la institución catalana fundada en 1976.

En algún momento deberán abordar cuánto pagarán al nuevo director, aunque no parece ser un tema prioritario ahora mismo según se desprende de las declaraciones de Ramon Gomis, presidente del Patronato. Es curioso pues, si recibe lo mismo que Pasqual, tendrán cola de candidatos. El anterior responsable del Lliure cobró 160.550 euros en concepto de trabajos ejecutivos y 45.000 por trabajos artísticos (dirección de espectáculos) en la temporada 2017-18. En total: 205.550 euros. En el ejercicio del 2016 cobró 156.462 por el primer concepto y 98.000 por el segundo. Un sueldo de 254.000 euros. Son datos de la última auditoría del teatro, realizada el pasado marzo. 'Pas mal' en una autonomía que destina solo el 0,8% de su presupuesto global a la cultura.

El Lliure es un teatro público gestionado por una fundación privada. Las principales aportaciones de las administraciones vienen, por este orden, del Ayuntamiento de Barcelona, la Generalitat, el Ministerio de Cultura y la Diputación. Hasta ahora todas han estado de acuerdo en pagar más al director del Lliure que al presidente de la Generalitat (147.000 euros es el sueldo de Quim Torra, tras habérselo subido). 

Sigamos analizando. En Madrid, Carme Portacelli, directora del Teatro Español, cobra 70.000 euros. No se le paga ninguna dirección escénica remunerada aparte, aunque esta temporada se encargará en marzo de 'Mrs Dalloway', protagonizada por Blanca Portillo. No es lo habitual. En el Teatre Nacional de Catalunya (TNC), un teatro público con respaldo de la Generalitat, su director, Xavier Albertí, recibió unos 85.000 euros en concepto de dirección artística y 25.000 en concepto de dirección de escena en el 2016. Cierto que en el TNC hay un director artístico y un gerente responsable de la parte económica, mientras que en el Lliure Pasqual era el máximo responsable del teatro, con un sólido equipo a su alrededor con Clara Rodríguez como subdirectora para temas de gestión económica y Aurora Rosales como adjunta de dirección artística. Ellas serán quienes piloten la nave en estos meses de transición a la espera de la llegada del nuevo jefe o jefa.

Jurado independiente

La junta de gobierno del Lliure elaborará las bases del concurso de ámbito europeo y también elegirá a un jurado de cinco personas -"gente valiosa que conozca la tradición del Lliure y quizá figuras extranjeras", destacó Gomis, presidente del Patronato-, que propondrá al candidato. Aunque podría haber más de uno si así lo decide el jurado. La junta de gobierno someterá el o los nombres a votación del Patronato. La idea es abrir el concurso a finales de octubre o principios de noviembre"Lo ideal sería tener resuelto el tema del director en enero aunque seguramente llegaremos a abril", admitió Gomis. 

La temporada actual está montada y en marcha. Solo falta decidir qué obra sustituirá el montaje sobre Lorca 'El sueño de la vida' que iba a dirigir Pasqual y una serie de monólogos que el exdirector iba a preparar con los jóvenes actores de la Kompanyia Lliure. Este proyecto, una idea que Pasqual arrancó en plena crisis para ayudar a las nuevas generaciones, habrá que revisarlo también. "Veremos qué pasa con este proyecto cuando llegue el nuevo director", señaló el presidente del Patronato.

Según Gomis se necesitarán seis meses para renovar los estatutos. De ello se encargará una comisión de siete personas integrada por los miembros del Patronato Frederic Amat, Imma Colomer, Guillem-Jordi Graells, Esteve Leon, Maria Martínez, Fermí Reixach y un representante de la Associació d'Espectadors. La paridad en la programación, la renovación de los miembros del Patronato y el funcionamiento de los órganos de gobierno serán algunos de los temas a abordar.

Para Gomis, el objetivo de todos los cambios iniciados es mantener vivo el espíritu del Lliure. Y recordó que Pasqual, fundador del teatro. "quería un Lliure abierto a todas las ideas". Programó obras contra la injusticia, se trató el 'procés', se habló de Lampedusa y abrió el teatro a gente sin techo. "El Lliure debe seguir así: abierto a todo".

Temas: Teatre Lliure

0 Comentarios
cargando