Ir a contenido

FERIA DE ARTES ESCÉNICAS

Tàrrega vibra con la escapada del asilo de unos yayos franceses

Actores de 60 a 80 años de la compañía francesa Adhok cautivan en una trilogía sobre adolescencia, juventud y vejez

Imma Fernández

Una actriz mayor protagonista de la delirante escapada de un grupo de abuelos de la compañía Adhok.

Una actriz mayor protagonista de la delirante escapada de un grupo de abuelos de la compañía Adhok. / NÚRIA BOLEDA

Han venido a FiraTàrrega unos yayos franceses vitalistas y enternecedores –actores  de 60 a 80  años de la compañía Adhok- para celebrar que siguen vivos y con muchas ganas de marcha.  Protagonizaron una escapada delirante, en el montaje de calle ‘Issue de secours’, que cautivó al numeroso público que les siguió durante  su itinerancia por la plaza del Carme.

Aparecieron  a la  carrera con sus bandejitas de comida de residencia –agua, verduritas, yogur…- y empezaron vendiendo sus virtudes a la  caza de alguien que les quisiera acoger. “Soy autolimpiable”, soltó el más mayor de la ‘troupe’. “Uso la 95 de sujetador 100% natural”, alardeaba otra. “Puedo trabajar sin contrato”, “tengo algunos ahorros”, “soy proeuropeo pero puedo  cambiar de opinión”…  Tras la hilarante presentación, llegó la interrelación con los asistentes, reflexiones sobre la vejez y la vida –“Antes pensaba que los adultos lo sabían todo, ahora que los niños saben lo esencial”,  y un  final  de traca. Una abuela encaramada a una escalera emulando a la heroína de ‘La libertad’ de Delacroix: se destapó un seno y agitando una bandera llamó a la  revolución gritando “libertad” y tirando su bandeja. El  resto la siguió y acabaron huyendo del asilo en furgoneta.

Dejar el nido

El aclamado espectáculo se completó con otras dos estupendas propuestas itinerantes de la misma compañía, una con jóvenes (‘L’envol’) y otra con infantes que pasan a la adolescencia y juventud (‘Le nid’), en un tríptico que ha dado mucho vuelo al sentido de esta feria del teatro de calle y al ‘leit motiv’ de esta edición: releer el espacio público y convertir la calle en marco, prisión o lugar de resistencia. En ‘L’envol’ un grupo de actores veinteañeros aparecen  desplegando sus alas dispuestos a comerse el mundo. Empiezan ilusionados explicando sus currículos y habilidades ante una oferta de empleo y se dan el primer tortazo: les rechazan por no tener experiencia, mientras una voz en ‘off’ escupía la indecente realidad: la media de paro  juvenil en Europa se eleva al 23%. La obra prosigue con otras batallas de la edad, como las borracheras y las relaciones sexuales, y acaba con los jóvenes imaginando un futuro feliz.

Declaración de amor

También muchas ovaciones recibieron los virtuosos acróbatas británicos de ‘Block’, que aunaban circo y danza mientras iban construyendo y destruyendo estructuras con grandes bloques sobre los que se encaramaban y ejecutaban saltos y equilibrios. La función del viernes, en la plaza Nacions acabó con sorpresa: uno de los artistas se declaró a su novia. En la misma plaza triunfó también el estallido de testosterona puesto en danza por la joven compañía británica Chamaleon: cinco atléticos bailarines explorando las dinámicas de grupo y de liderazgo. En Cal Trepat, en la otra punta de la ciudad –¡qué bien vendrían aquí unos patinetes eléctricos!- Joan Català volvió a seducir con la simpleza y poesía de sus singulares creaciones basadas en el trabajo manual y artesanal. En '5.102 m/s' utiliza el hierro -vigas, planchas y tubos- y regala escenas cautivadoras como la de una criatura alada hecha con una plancha y una viga, amenazadora y luego mansa, sobre la que se sube una artista. En otro espacio de Cal Trepat los chilenos Proyecto Correo nos transportaron al viejo arte epistolar. Preguntaron a los presentes: ¿Hace cuánto que o escriben y reciben una carta? Y entre todos escribieron una a Puigdemont.  

Temas: FiraTàrrega