Ir a contenido

CRÍTICA DE CINE

'Sierra Burgess es una perdedora': un emotivo recital de Shannon Purser

La actriz de 'Stranger things' brilla en este 'Cyrano de Bergerac' de instituto

Juan Manuel Freire

Shannon Purser, en la película Sierra Burgess es una perdedora. 

Shannon Purser, en la película Sierra Burgess es una perdedora. 

item

Sierra Burgess es una perdedora ★★★

Dirección: Ian Samuels

Reparto: Shannon Purser, Kristine Froseth, RJ Cyler, Noah Centineo

Título original:  'Sierra Burgess is a loser'

País: Estados Unidos

Duración: 105 minutos

Año: 2018

Género: Comedia dramática

Estreno: 7 de septiembre del 2018 (exclusivo en Netflix)

Nunca llegó a haber verdadera #JusticiaParaBarb en 'Stranger things', pero al menos Shannon Purser, quien dio vida al efímero personaje, estrena ahora película como protagonista en la plataforma donde se dio a conocer. Y película bien decente, además. Con 'Alex Strangelove', pero, sobre todo, 'A todos los chicos de los que me enamoré', Netflix demostró tener su olfato a la hora de rehabilitar la comedia amorosa juvenil, prácticamente invisible hoy en día en pantalla grande. Con todos sus defectos, que los tiene (sobre todo un metraje excesivo), 'Sierra Burgess es una perdedora' solo puede considerarse otro acierto.

De seguir con vida, el maestro del cine teen John Hughes seguramente habría aprobado esta actualización del mito de Cyrano en clave high school y con inevitable protagonismo de los teléfonos móviles y las redes sociales. Purser encarna, con toda la delicadeza de matiz imaginable, a la relativa perdedora del título, una joven estudiosa, leída y divertida que, por estas injusticias del mundo, no llama la atención en su instituto, aunque un grupo de animadoras viperinas la tiene en el punto de mira. Tras una travesura de la Avispa Reina (Kristine Froseth), Sierra se hace pasar por una de ellas para seguir manteniendo la atención virtual y telefónica de un atleta con corazón (Noah Centineo, de 'A todos los chicos…', aparente rompecorazones oficial de Netflix). Es la peor idea de su vida. O la primera de una larga serie de peores ideas.

Aunque no se desarrolla en los 80, Ian Samuels se las arregla en su ópera prima para chantajear emocionalmente de mala manera a quienes crecimos en aquella época: ahí queda esa banda sonora 100% synth-pop, con canciones (nuevas) que se miran en el espejo de OMD, o la presencia maternal de Lea Thompson, la Lorraine de 'Regreso al futuro' y, algo después, la Amanda de 'Una maravilla con clase', uno de los mejores guiones de John Hughes.

Samuels sigue al pie de la letra las enseñanzas del autor de 'El club de los cinco', mostrando clara empatía hacia sus personajes, incluso los en principio más despreciables, cuando otros habrían jugado fácilmente a la crueldad o la venganza. El guion de Lindsey Beer, futura escriba de todos los proyectos geek, puede tener un par de giros de más y chistes que caen en saco roto, pero supura emoción genuina, conocimiento de causa. O quizá sea también que Shannon Purser es una actriz extraordinaria. Justicia para ella: más y aún mejores papeles.

0 Comentarios
cargando