Ir a contenido

PRIMERA REUNIÓN

La junta de gobierno del Lliure pasa a la acción

Los principales representantes del Patronato deben elegir qué modelo de concurso público seguir afrontar la etapa post-Pasqual

Marta Cervera

Vista general del edificio que acoge el Teatre lliure. 

Vista general del edificio que acoge el Teatre lliure.  / EFE / JULIÁN MARTÍN

La presentación de la temporada de Focus sirvió para tomar el pulso de cómo ha afectado al sector la dimisión de Lluís Pasqual. El presidente del Grup Focus, Daniel Martínez, valoró negativamente la dimisión de Lluís Pasqual. Su decisión de dejar el Teatre Lliure es reflejo, dijo,  "del signo de los tiempos en su aspecto más negativo" y su desenlace ha sido "sucio, incluso ofensivo". 

La situación del Lliure estaba en boca de muchos de los artistas participantes en la presentación de la nueva temporada del Grup Focus. Había, sobre todo, opiniones en petit comité, sin micros. Y así será también, con el grupo reducido de la junta de gobierno del patronato, como se va a encarar la etapa post-Pasqual en la sede del teatro en Montjuïc este viernes. Se trata de una reunión de urgencia de la junta de gobierno del Lliure, un teatro público gestionado por la Fundació Teatre Lliure, privada.

Su misión es avanzar de cara a la reunión del patronato el próximo día 14. En su carta de dimisión Pasqual lamentaba que “lo que empezó como una calumnia en las redes se volviera debate público” que contaminó el equipo humano del Lliure. Tras dos mandatos, tras su renovación por dos años más, hasta culminar la reforma de los estatutos del Lliure, todo cambió. “El pleno apoyo del equipo es absolutamente imprescindible para sacar adelante un proyecto que, en las condiciones actuales, me siento incapaz de liderar”, confesó en su carta de adiós. 

A la reunión del Lliure asistirán los principales representantes de Cultura de las instituciones que subvencionan el Lliure: Joan Subirats, comisionado del Ayuntamiento de Barcelona; Maria Dolors Portús, de la 'conselleria' de Cultura de la Generalitat, acompañada excepcionalmente por la 'consellera' Laura BorràsFernando Cerón, del Inaem del Ministerio de Cultura, y Oriol Lladó, de la Diputació de Barcelona.

Por parte del Patronato, la representación estará integrada por Ramon Gomis, presidente del patronato de la Fundació Teatre Lliure, y otros cuatro miembros de la institución cultural: Guillem-Jordi Graells, Jordi Maluquer, Maria Martínez y Miquel Molins.

Deberán estudiar, entre otros, cómo realizar la búsqueda del nuevo responsable artístico del Lliure, con qué tipo de concurso público. También abordarán cómo se gestionará la etapa de transición para evitar un vacío de poder. El actual equipo cuenta con Aurora Rosales, adjunta de dirección con Pasqual, y Clara Rodríguez, responsable de gestión.  

Por el  momento, la polémica generada en el Lliure este verano no ha afectado la venta de entradas de esta nueva temporada, al contrario. En el periodo entre junio y agosto del 2018 se han vendido 14.716 entradas para la temporada que ahora empieza, casi 4.000 más (3.743 exactamente) que en el mismo periodo del año pasado. 

Dones y cultura vuelve al ataque 

El sector teatral, en cambio está divido entre gente a favor y en contra del hasta ahora director del Lliure. Pero ¿cómo ha de ser el Lliure del futuro? Nadie se moja demasiado al respecto, por ahora. Quizá por ello ha vuelto a la carga el colectivo Dones i Cultura, el mismo que respaldó a la actriz Andrea Ros ante sus críticas a Pasqual en las redes sociales a quien acusó de despotismo. El colectivo que representa, dicen, a 800 mujeres de la cultura ha lanzado un comunicado donde, por un lado, anima a los trabajadores del Lliure a seguir adelante con el estudio de riesgos psicosociales encargado en julio. Por otro, exigen a las instituciones a impulsar “un concurso público y transparente” que vele por  una nueva dirección “que respete la ley de igualdad” y que apueste “por una cultura abierta, libre y sin discriminaciones”.         

Temas: Teatre Lliure