Ir a contenido

LO QUE NO SABÍAS DE...

Antonio Banderas y Jordi Mollà: dos actores españoles por el mundo

Ambos coinciden en 'La música del silencio', autobiografía del tenor Andrea Bocelli dirigida por Michael Radford

El malagueño interpreta a su maestro, que le ayuda a triunfar, y el catalán, a su sufrido padre

Eduardo de Vicente

Toby Sebastian y Antonio Banderas en una escena de La música del silencio.

Toby Sebastian y Antonio Banderas en una escena de La música del silencio.

Esta semana se estrena La música del silencio, una autobiografía del tenor Andrea Bocelli basada en su novela homónima y dirigida por Michael Radford (El cartero y Pablo Neruda). En el filme coinciden dos actores españoles que han cosechado una larga carrera internacionalAntonio Banderas, que interpreta al maestro que le educa y le ayuda a cambiar de hábitos para triunfar y Jordi Mollà, que da vida a su apesadumbrado padre. Una buena oportunidad para repasar la trayectoria que han desarrollado ambos fuera de nuestras fronteras.

Antonio Banderas (Málaga, 1960) es toda una estrella. Debutó con Almodóvar en Laberinto de pasiones (1982) y, desde entonces, se convirtió en un habitual de nuestras pantallas y del cine del realizador manchego, con quien también rodó Matador (1986), La ley del deseo (1987), Mujeres al borde de un ataque de nervios (1988) y Átame (1989). Su primer devaneo internacional se produjo en 1991 era un cameo en el documental En la cama con Madonna, donde la célebre cantante expresaba su deseo nada disimulada intención de pasárselo por la piedra.

Junto a Hanks, Cruise y Stallone

Su auténtico debut en la escena mundial llegó con Los reyes de mambo tocan canciones de amor en el mágico 1992 y siguió alimentando su fama en EEUU con un papel secundario en La casa de los espíritus y como el novio latino que apoyaba a Tom Hanks en su lucha contra la discriminación homofóbica en Philadelphia (1993). Se midió con Tom Cruise en Entrevista con el vampiro (1994) y con Stallone en Asesinos (1996) y fue el nuevo mariachi de Desperado (1995), lo que aprovechó para entablar amistad con Robert Rodriguez quien volvió a requerirle para su comedia infantil Spy Kids (2001).

Pero en ese periodo intermedio tuvo experiencias que marcarían su carrera. En 1995 protagonizó la comedia Two much, de Fernando Trueba, donde se enamoró de Melanie Griffith que se convertiría en su pareja y le abriría de par en par las puertas de Hollywood. Madonna, ahora sí, consiguió llevárselo al huerto (al menos profesionalmente) logrando que fuera el Che Guevara de su Evita (1996) y confirmando que el chico, además de ser guapo y apuesta, podía cantar decentemente. Y lo más importante, se convirtió en un héroe mítico, el legendario Zorro (1998).

Banderas y Griffith se enamoraron durante el rodaje de 'Two much'.

Un gato muy animado

Fue amante de Angelina Jolie en Pecado original (2001), Pancho Villa (2003) en una película para televisión y llegó a una de las cimas de su popularidad cuando menos lo esperaba, poniendo voz al Gato con Botas de Shrek 2 y sus sucesivas entregas. Se perdió en productos de segunda fila hasta que fue requerido por el mismísimo Woody Allen para Conocerás al hombre de tus sueños (2010).

Volvería a sus raíces con Almodóvar en La piel que habito (2011) y Los amantes pasajeros (2013) pero siguió conservando su aureola de estrella en Estados Unidos aunque su filmografía allí se ha perdido últimamente en series B. Espera, eso sí, recuperar su impacto taquillero con algunos de sus nuevos proyectos: El viaje del doctor Dolittle, Los nuevos mutantes (que pinta a franquicia de superhéroes juveniles) o metiéndose en la piel de Picasso en una miniserie o del magnate del automovilismo Ferruccio Lamborghini. Está claro que trabajo no le falta.


   

Un catalán entre Javier Bardem y Penélope Cruz 

Jordi Mollà (L’Hospitalet del Llobregat, 1966) debutó, junto con Javier Bardem y Penélope Cruz, en Jamón jamón (1992), de Bigas Luna pero su despegue definitivo se produjo tras La buena estrella (1997) donde formaba un triángulo amoroso muy peligroso con Maribel Verdú y Antonio Resines. Y hablando de triángulos, coincidió otra vez con Bardem en Segunda piel (1999) pero ahora los amantes eran ellos, y con Bigas en Son de mar (2001).

Su salto internacional se produjo junto a la que faltaba del trío inicial, Penélope Cruz, en Blow (2001) y se confirmó con la comedia de acción, Dos policías rebeldes 2 (2003), donde era el malo, un narcotraficante cubano algo desequilibrado para luego unirse a un innecesario remake, El Álamo: la leyenda (2005), que pasó sin pena ni gloria. Pero amplió su campo de acción y no se encerró en Estados Unidos.

Grandes personajes históricos

Así pudo ser el sacerdote Antonio de Padua (2006) en un filme italiano, y el rey Felipe II de España en la británcia Elizabeth: la edad de oro (2007). Y también volvió a casa para rodar Ausentes (2005), con Daniel Calparsoro o GAL (2006), pero su mayor reconocimiento le llegó con El cónsul de Sodoma (2009) donde sorprendió a propios y extraños con su interpretación del poeta Jaime Gil de Biedma.

Jordi Mollà fue Gil de Biedma en 'El cónsul de Sodoma'. / AGUSTÍN CATALÁN

Como Banderas, también rivalizó con Tom Cruise en Noche y día (2010), su carrera parece haberse perdido últimamente en filmes de segunda fila e, incluso coincidirá otra vez con Antonio en la biografía picassiana donde interpreta a Salvador Ruiz. Su principal proyecto consiste en su participación en la versión televisiva de las peripecias del agente Jack Ryan donde interpretará a Nicolás Reyes. ¿Qué nos jugamos que será de los malos?

0 Comentarios
cargando