Ir a contenido

LA QUINTA QUE PIDIÓ 'RESPECT'

La gloriosa era soul (casi) se extingue con la muerte de Aretha Franklin

Apenas quedan representantes de la generación que en los años 60 revolucionó la música popular moderna

Jordi Bianciotto

Aretha Franklin y James Brown, en 1987.

Aretha Franklin y James Brown, en 1987. / Joe Kennedy

El soul, una música heredera del rhythm’n’blues y del góspel, canalizó en los años 60 las ansias de afirmación de la comunidad afroamericana influyendo en el conjunto de la cultura pop y en el lenguaje del rock. Un género asociado al poderío vocal y físico, con tensión carnal, que se abrió paso a través de una generación de intérpretes y compositores que va quedando atrás devastada por los ciclos biológicos naturales. Tras el adiós de Aretha Franklin, ¿quién queda llevando la antorcha de aquella quinta gloriosa?

Pues pocas voces están ahí para hablarnos de lo que suponía pedir un poco de ‘respect’ por la comunidad negra: algunos de aquellos primeros ídolos ya fallecieron en la flor de la vida, como Sam Cooke (a los 33 años, en 1964) y Otis Redding (26, en 1967). Luego se apearon de este mundo Marvin Gaye (final abrupto: fue asesinado por su padre en 1984), Curtis Mayfield (1999), Wilson Pickett y James Brown (ambos en el 2006), Ike Turner (2007), Solomon Burke (2010), Bobby Womack (2014), Isaac Hayes (2008)… Y en el 2015, los intérpretes de sendas baladas universales, Percy Sledge (‘When a man loves a woman’) y Ben E. King (‘Stand by me’). La esperanza de edad en el gremio no es muy alta: abundan los decesos en la sesentena y en los setenta y pocos.

Supervivientes otoñales

Entre los supervivientes más destacados hay que hablar de Smokey Robinson, intérprete y compositor de altos vuelos ya sea al frente de The Miracles (en los 60) o en solitario, y que en el 2014 lanzó un disco de duetos variopintos (Elton John, Steve Tyler, Jessie J). Y de Stevie Wonder, el benjamín de la clase, niño prodigio que, ahora con 68 años, está poco activo en el estudio (su último disco es del 2005) aunque sí ofrece ocasionales giras (y residencias en Las Vegas, ese refugio dorado). También nos queda Sam Moore, mitad del dúo Sam & Dave (que grabaron el clásico ‘Soul man’), cantante poco operativo en la actualidad a sus 82 años, y un par de miembros de The Isley Brothers, los hermanos Ronald y Rudolph Isley.

En otro orden, aunque su ubicación plena en la casilla del soul y la música negra puede ser discutible o matizable, se mantienen activas Diana Ross, Martha Reeves (con unas renovadas The Vandellas) y Ronnie Spector (The Ronettes), mientras que Tina Turner ofreció su última gira (50º aniversario de carrera) hace una década. El gran brujo del p-funk, George Clinton, ha anunciado su retiro para el año que viene, y Al Green, que hace 10 años pasó con vigor por el Auditori, ya no parece estar para muchos trotes. Amigos, es lo que hay.