Ir a contenido

THRILLER PSICOLÓGICO

El debutante David Victori dirige a Belén Rueda en un pacto con el diablo

El director articula 'El pacto' a partir de la pregunta: ¿qué estarías dispuesto a hacer para evitar la muerte de alguien a quien quieres?

Beatriz Martínez

David Victori y Belén Rueda.

David Victori y Belén Rueda.

La trayectoria de David Victori (Manresa, 1982) ha sido lenta pero segura. Comenzó trabajando como asistente de Bigas Luna cuando apenas tenía 17 años y de él aprendió sobre cine, pero también sobre la vida. Poco a poco se fue consolidando en el terreno del cortometraje a través de una serie de trabajos que le permitieron no solo afianzar sus conocimientos sino adquirir cada vez más repercusión internacional. En el 2013 ganó el YouTube’s Film Festival, apadrinado por Ridley Scott y Michael Fassbender, un certamen al que se presentaron 15.000 aspirantes. El resultado fue la webserie 'Zero' que le dio la oportunidad de trabajar en Los Ángeles con los mejores profesionales del sector.

El director reconoce que podría haberse quedado en Estados Unidos, pero prefirió apostar por una historia personal a través de la que pudiera verter algunas de sus obsesiones. Ahora estrena 'El pacto', un thriller psicológico con elemento sobrenatural incluido, protagonizado por Belén Rueda y Darío Grandinetti, en el que explora algunas cuestiones en torno a la naturaleza humana que tienen que ver con el dolor y la pérdida y en el que se plantean preguntas directas como ¿qué estarías dispuesto a hacer para evitar la muerte de alguien a quien quieres? "Quise articular toda la película alrededor de esta cuestión", nos cuenta Victori. "Es donde me he comprometido de verdad. He intentado abordar el tema desde la más absoluta honestidad, pero sin esquivar los puntos más oscuros y turbios".

Victori nos confiesa que tras la muerte de algunas personas muy cercanas se dio cuenta de que nunca estamos preparados para esa pérdida, es un pensamiento demasiado incómodo y terrible. Por eso en la película, el personaje que interpreta Belén Rueda hará todo lo posible para salvar a su hija tras un accidente que la conduce a un coma diabético. Su impotencia y desesperación la llevarán a pactar con el diablo, un acto irreflexivo que desembocará en una turbia espiral de violencia y locura.

Sin embargo, a David Victori no le importa tanto el elemento fantástico como el drama por el que atraviesan los personajes. "Para mí, el género es una forma de acercarme a temas que me interesan. La vida es una experiencia subjetiva siempre, así que es tan real lo que piensas e imaginas como lo que puedes tocar. Y el cine es el medio por excelencia a través del que expresar una idea que nace del inconsciente y poder comunicarla al mundo". Se refiere al elemento de sugestión que recorre la película. ¿Es el demonio un ente físico o el mal nace de la paranoia y las propias obsesiones frente a una situación límite? "Lo importante es acompañar a los personajes en ese viaje de transformación. El cine es entretenimiento, pero también experiencia, ha de aportar algo, porque si entras en una sala y sales igual, has perdido el tiempo".

Victori es consciente de que Hollywood está pendiente de los nuevos talentos que surgen en las distintas cinematografías y que son especialmente apreciados los que practican el terror o el suspense en nuestro país. Sin embargo, cree que el mérito no solo lo tienen los directores, sino los técnicos de los diferentes departamentos que han conseguido alcanzar la excelencia y han contribuido a crear productos muy competitivos a nivel internacional, haciendo pasar por grandes producciones, películas muy modestas.

Por eso ha preferido hacer su primera película en castellano: "Es mejor hacer una película grande en un país pequeño, que una película pequeña en un país muy grande".

Temas: Belén Rueda

0 Comentarios
cargando