Ir a contenido

Visibilidad femenina

Cuando la guerra la cuentan las mujeres

Un ensayo de Ana del Paso reivindica a las periodistas españolas en zonas de conflicto, desde las pioneras del siglo XIX hasta hoy

Anna Abella

La periodista televisiva Carmen Sarmiento. 

La periodista televisiva Carmen Sarmiento. 

Son “cabezonas, rigurosas, persistentes, hábiles, meticulosas, luchadoras, inconformistas, saben buscarse la vida, no se amedrentan ante nada, tienen una fuerte convicción de querer romper moldes y son muy empáticas y especialmente cercanas a la gente”. Ese sería el retrato robot, según la periodista Ana del Paso, de las 34 colegas a las que entrevistó durante tres años para ‘Reporteras españolas, testigos de guerra’ (Debate), ensayo surgido de una tesis doctoral que reivindica y visibiliza a las mujeres, a menudo infravaloradas e ignoradas, que se han abierto paso a contracorriente en un mundo “visto y comandado por hombres” ejerciendo el oficio en zonas de conflicto.

El libro se remonta a las pioneras, que abrieron camino a finales del siglo XIX y llega hasta las actuales tras reconocer a la generación de las que, con Rosa María Calaf, Carmen Sarmiento o Maruja Torres a la vanguardia, protagonizaron el resurgimiento en los 70 y 80 tras el retroceso que significó el franquismo para toda pretensión feminista.

La reportera barcelonesa Rosa Maria Calaf 

Hoy la mayoría se consideran periodistas especializadas en internacional que cubren conflictos bélicos (“solo tres se definen como corresponsales de guerra”). Y se saben deudoras de las pioneras “que superaron las restricciones que les imponía su condición de mujeres en sociedades encorsetadas” y que “viajaron solas o con sus maridos, disfrazadas de hombres, usando seudónimos, que eran misioneras o enfermeras y aprovechaban su trabajo para hablar con soldados y gente del lugar y enviar cartas y crónicas explicando lo que veían”.

Del Paso rescata los nombres de aquellas primeras periodistas españolas remontándose al siglo XVII. En esa época vivieron Francisca de Aculodi -que entre 1685 y 1689 editó la revista ‘Noticias Principales y Verdaderas’, con informaciones de los tercios de Flandes y de San Sebastián, donde vivía - y Beatriz Cienfuegos, quien escribía en el diario ‘La pensadora gaditana’ sobre usos y costumbres de la época.

Romper los moldes 

Pero fue en el XIX cuando surgieron las primeras luchadoras por los derechos de la mujer. Rompieron moldes Emilia Pardo BazánConcepción Gimeno de Flaquer o Concepción Arenal (que estudió Derecho vestida de hombre burlando la prohibición y cubrió la tercera guerra carlista, escribiendo ‘Cuadros de guerra’ con los testimonios que recabó de soldados y de sus mujeres y madres). Como ellas, apunta la autora, en seguida quebraron los estereotipos femeninos las primeras corresponsales de guerra: Carmen de Burgos, que usaba el seudónimo Colombine (1967-1932); María Teresa de Escoriaza, con el de Félix de Haro (1861-1968), o la enfermera y cronista Consuelo González Ramos (1977 - ?) –que firmaba como Doñeva de Campos y Celsia Regis-. Las tres cubrieron la guerra hispano-marroquí, dando fe de las atrocidades de la guerra con testimonios directos de soldados y heridos y ganándose el respeto de sus compañeros masculinos. Colombine fue la primera mujer redactora del diario ‘Abc’ y la protagonista de una conocida anécdota: cada vez que llegaba a la redacción de un periódico para entregar sus reportajes le preguntaban de parte de quién lo traía.

Concepción Arenal, pionera del reporterismo femenino español.

Del Paso, profesora y periodista de la agencia Efe que trabajó de corresponsal en Oriente Próximo y cubrió conflictos en Centroamérica y la guerra del Golfo, destaca como cronistas de la primera guerra mundial destaca a Sofía Casanova (1862-1958), único testigo directo de la prensa española en la Revolución Rusa, en 1917, que un año después fue la primera periodista extranjera en entrevistar a León Trotski y estaría en la ocupación nazi de Varsovia. La guerra civil también contó, en las filas republicanas, con las hermanas Margarita y Carmen Eva Nelken Cecilia G. de Guilarte, que cubrió los frentes de Guipúzcoa, Vizcaya, Santander y Asturias. Sin embargo, con la llegada del franquismo “perdimos todo lo ganado”, confirma Del Paso.

Fue con la guerra de Vietnam, en los 60, cuando Carmen Sarmiento, reportera de TVE, pidió a su jefe cubrir el conflicto y obtuvo esta respuesta: “¿Cómo vamos a enviar a una mujer a la guerra del Vietnam?”. Y aún hoy, a menudo, apunta la autora, “lo que en un hombre se ve como valentía, en una mujer es insensatez y locura”. En los 80 la tele pública y la agencia Efe fueron medios pioneros en enviar a mujeres a cubrir conflictos armados. Junto a las citadas Calaf, Torres y Sarmiento surgieron otros pilares de la profesión como Ángela Rodicio, Carmen Postigo Georgina Higueras.

El miedo no sabe de géneros

Ellas y las que las siguieron demostraron, señala la autora, que “la guerra no es solo cosa de hombres”. Pero añade: “El miedo no sabe de géneros. Hay que estar preparado para exponerse a un conflicto armado, es un territorio hostil, hay agresividad, se lucha por la supervivencia”. Y, cita a Calaf: “La violación y el embarazo forzoso son tácticas de guerra. Las mujeres que vamos a esos países conviven por obligación con esa amenaza. Nosotras vamos porque queremos y podemos volvernos a casa en cualquier momento. Si sufrimos esas vejaciones físicas y psíquicas, tenemos que recordar que son gajes del oficio”.

Y porque en este oficio, apunta Del Paso, “nuestra obligación es contar las cosas que ves y oyes, denunciar lo que ocurre, las injusticias, y desmentir los bulos, porque en las guerras la primera baja es la verdad”. Como añade en el libro Beatriz Mesa, colaboradora de EL PERIÓDICO y especialista en el Norte de África, “no consiste en ‘querer’ cubrir conflictos armados, sino en ‘deber’”.

Recogiendo un adn común que se remonta a las pioneras, las informaciones hechas por las reporteras españolas destilan “más empatía y sensibilidad” hacia las historias humanas. Como testimonia Ana Alba, corresponsal de este diario en Oriente Próximo, que cubrió la guerra de Kosovo y la del Golfo, les mueve “el deseo de informar sobre gentes de otros lugares, el sufrimiento que causan las guerras, el hambre, la colonización, la injusticia de muchos pueblos y comunidades”.

Mujeres en el frente 

Aunque no abundan, los trabajos de mujeres reporteras no faltan en la trinchera de las librerías. Habrá que esperar a finales de octubre para que Debate rescate ‘El rostro de la guerra. Crónicas en primera línea 1937-1985’, de la estadounidense Martha Gellhorn, que estuvo casada con Ernest Hemingway. Fue testimonio directo de conflictos como la guerra civil española, la segunda guerra mundial y Vietnam entre otros. 

Una es la intrépida periodista estadounidense Virginia Cowles (1910-1983), de la que Tusquets acaba de lanzar ‘Complicarse la vida’, una compilación de las crónicas que escribió desde 1937 hasta 1941, primero en la guerra civil española y luego en la invasión nazi de Polonia (1939), en la invasión soviética de Finlandia o en el París a punto de capitular ante Alemania. Retratos de Hitler, Chamberlain y Mussolini se combinan con artículos sobre la dura cotidianidad de la población civil y las entrevista a combatientes de todos los bandos.

Otra mujer a reivindicar es la también estadounidense Nellie Bly (1864-1922), pionera del periodismo encubierto, que se hizo pasar por interna en un psiquiátrico para denunciar el horrible trato que sufrían los pacientes y lo contó en ‘Diez días en un manicomio’. Capitán Swing ha recuperado la crónica de su otra gran hazaña, superar el récord de la novela de Julio Verne: ‘La vuelta al mundo en 72 días y otros escritos’.

Aún vivo en el mercado desde su publicación en el 2003 en Quaderns Crema, ‘La fascinació del periodisme’, de la barcelonesa Irene Polo (1909-1942), que tras ejercer hasta el inicio de la guerra civil partió a América con la compañía de teatro de Margarida Xirgu. Sus artículos son un testimonio irónico y brillante de la sociedad y la política del momento a la vez que un ejemplo de denuncia social.  

Temas: Libros

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.