Ir a contenido

actuación atrevida

Sílvia Pérez Cruz y Marco Mezquida, encuentro de almas gemelas en Peralada

Dos 'cracks' todoterreno, la cantante de Palafrugell y el pianista menorquín, actúan juntos por primera vez dispuestos a improvisar

Marta Cervera

Marco Mezquida y Sílvia Pérez Cruz.

Marco Mezquida y Sílvia Pérez Cruz. / DANNY CAMINAL

Ambos han estado en Peralada antes y tienen una sólida trayectoria, pero nunca han actuado juntos. Este jueves lo hacen en Peralada y el encuentro promete. Sílvia Pérez Cruz y Marco Mezquida son artistas completos, versátiles, inquietos. Tienen un bagaje extraordinario y son grandes improvisadores. Prefieren no adelantar mucho de su repertorio pues quieren disfrutar de libertad total para poder sorprender al público y a ellos mismos. "Será como cuando te vas a la cama por primera vez con alguien", explica la cantante de Palafrugell. 

Jazz, flamenco, canción tradicional, bossa nova y creaciones propias conforman el amplísimo repertorio que inspirará la cita. "Me muero de ganas de hacer algo juntos porque podemos hacer un vestido diferente para cada canción y lo natural es que cada cosa que interpretemos suene diferente", dice Mezquida. El pianista menorquín y Pérez Cruz, una musa a la que ya apreciaba cuando la vio por primera vez en la Esmuc (Escola Superior de Música de Catalunya), son almas gemelas. Ambos conciben la música igual, como un espacio para el encuentro y el descubrimiento. "La música permitirá mostrar nuestras pasiones y nuestras ganas de escucharnos. Ambos sentimos un gran respeto por el otro. Podíamos haber ido a Peralada con una formación más grande pero hemos querido hacerlo solo a piano y voz", destaca Mezquida.

Como un diálogo

"Lo que me gusta de esta actuación -prosigue- es que no hay otro concepto más allá de esa conversación que vamos a establecer. No vamos a hablar de; simplemente, vamos a hablar. Tenemos la intención de escucharnos y dialogar". Y en defensa de esa sencillez y autenticidad que buscan, añade: "A veces hay un mensaje muy currado y está vacío. En este caso hacemos algo a partir de lo que sabe cada uno, vamos a atrevernos a hacer música juntos".

A Marco, de Sílvia le inspira "su silencio, su manera de escuchar", y a ella le gusta cómo los dos conectan "en esencia". "Es una persona muy agradecida, valiente; es viejo y a la vez un niño -agrega la cantante-. Tiene toda una mezcla de cosas que transpiran a través de su música. Te ofrece muchas posibilidades porque tiene un imaginario muy rico". Ambos han conocido y colaborado con músicos de primera pero saben que no siempre la magia se produce entre dos artistas. Aunque han ensayado, no han querido hacerlo demasiado. Su idea es salir al escenario dejando espacio a la improvisación, a disfrutar en directo de esa conexión entre ambos, dejando que todo fluya.

Tienen infinidad de amigos comunes músicos. Sorprende que nunca hasta ahora hubieran cruzado sus carreras pues el flechazo surgió hace años. "Yo descubrí a Sílvia en mi primer año en la Esmuc cuando asistí al concierto de final de carrera donde ella actuaba". La cantante, que estaba embarazada de su hija, sabía de él a través de amigos.

Agendas llenas

Es una suerte que hayan encontrado un hueco entre sus múltiples compromisos para dejarse llevar por esta carta blanca que les ofrece Peralada. Él y ella, tan prolíficos, están embarcados en proyectos muy diferentes. Mezquida viaja internacionalmente con el espectáculo desarrollado junto al tocaor Chicuelo. "Es un camino que no se estila, una mezcla de flamenco, jazz e improvisación", dice el pianista, que espera lanzar pronto un segundo disco con Chicuelo. Y también está su actividad con el trío que forma con Aleix Tobias y Martí Meléndez para 'El somni de Ravel', un tributo a la música del compositor francés, arreglada por él para cello y batería. "Es una formación peculiar que bebe tanto de la música clásica contemporánea como de las músicas del mundo". Y eso aparte de sus conciertos de piano solo y su actividad con sus otros dos trios.

Pérez Cruz se lanzó con la bailaora de vanguardia Rocío Molina al 'ruedo' de la danza con 'Grito Pelao', una atrevida propuesta sobre la maternidad que sorprendió en el Grec. En otoño le espera el estreno de la película 'La noche de 12 años', de Álvaro Brechner. Además, cuenta, le han pedido hacer la banda sonora para una película de animación para adultos. "Tengo ganas de escribir, reunir creaciones que tengo hechas y, sobre todo, descansar. Tras disfrutar del reto de tocar con Marco, necesito calma y reposo para evaluar todo lo realizado y ver hacia dónde quiero ir".

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.