Ir a contenido

Balance positivo

El Grec suma público local y espectadores más jóvenes

Un total de 114.281 personas asisten a los 84 espectáculos programados en el festival de verano

Una gossa en un descampat, dirigida por Clàudia Cedó en la Sala Beckett, ha sido uno de los espectáculos más vistos con más de un 84% de aforo.

Una gossa en un descampat, dirigida por Clàudia Cedó en la Sala Beckett, ha sido uno de los espectáculos más vistos con más de un 84% de aforo.

Menos espectadores pero más público local y joven. Este es el balance del Festival Grec, que baja el telón de una edición que su director, Francesc Casadesús, considera positiva. "Ya sé que no es habitual, pero no busco las cifras", afirmaba ayer en rueda de prensa. Al tiempo que añadía: "Prefiero seguir cuidando a los espectadores, a los creadores y artistas, darles más tiempo para el montaje, más recursos y definir nuestra propuesta artística para consolidar al público". De ahí, que este año se hayan programado 18 espectáculos menos que en el 2017 (84 en total).

Los espectadores totales han sido 114.281 (121.795 el año pasado), pero la buena noticia para Casadesús es que el público local ha aumentado (se ha llegado al 82%, seis puntos por encima de la pasada edición) y la edad media del respetable ha bajado: se sitúa en los 42 años. Datos que permiten al director hablar de "hacer un festival para Barcelona", ya que el objetivo no es parecerse a "otros festivales de teatro como Avinyó o Edimburgo".

Apuestas arriesgadas

Otra cifra positiva es el aumento de ocupación del Teatre Grec, que llega al 90% de media. Algo que Casadesús atribuye a la "sensación de festival" que la actual edición ha generado en el público al reducir el número de espectáculos para primar "la claridad y coherencia dentro de la programación".

Para el director también es muy satisfactoria la buena respuesta que han tenido las apuestas más arriesgadas del festival, como es el caso de 'Falsestuff', de Nao Albert y Marcel Borràs, que se pudo ver en el TNC y tuvo un 95,3% de asistencia, o 'Una gossa en un descampat', de la autora residente en la sala Beckett Clàudia Cedó, que alcanzó un lleno del 84,1%. También destaca 'Vània', de Àlex Rigola, con el 98,54% de aforo en la Sala Muntaner.

"Satisfecho y orgulloso" con el rumbo del Grec toca mirar hacia el futuro, un futuro que se intuye entre Melbourne y Nueva York (este año, el viaje temático ha seguido la ruta de la seda). De esta forma, Casadesús aseguró que si "los políticos" le "dejan", la próxima edición contará con un panorama «desértico, con canguros y paisajes oceánicos». Y seguirá con la tónica de reducir el número de propuestas, dando continuidad a lo iniciado este año, y seguirá apostando por reinvertir parte de los ingresos en la creación de coproducciones. Una iniciativa que, a juicio del director, asegura "un espacio para las producciones propias hechas a medida para el festival» y «ayuda a los artistas y al tejido cultural" de la ciudad. 

Temas: Grec 2017