Ir a contenido

ENTREVISTA

Ermonela Jaho: "Con Plácido Domingo siempre vas más allá de las notas"

La soprano albanesa interpreta 'Thaïs', de Massenet, en versión concierto en el Festival de Peralada este domingo

Marta Cervera

Ermonela Jaho.

Ermonela Jaho. / RICARD FADRIQUE

Tras su magnífica 'Madama Butterfly' en Peralada el año pasado, la soprano albanesa Ermonela Jaho regresa al festival este domingo con 'Thaïs'. Estrenada en la Ópera Cómica de París en 1894, esta pieza fue creada por Massenet para su diva, la fascinante Sybil Sanderson.

¿Qué significa volver a Peralada en un fin de semana con tantas estrellas?
Es una ocasión fantástica para disfrutar de la música. Cuando se hace entre amigos las óperas siempre salen mejor. Tengo la suerte de haber cantado con Plácido Domingo antes esta bella ópera de Massenet. Me encanta volvernos a reunir, esta  vez en España, un país donde me siento como en casa.

Una suerte.
Bueno, sí y no. A veces cuando te encuentras con tu familia o en tu país sientes una responsabilidad mayor. Cantar con Domingo es extraordinario. Aunque un artista debe dar siempre lo mejor independientemente de dónde actúe o con quien. El escenario es sagrado. Cada vez que lo piso intento poner toda mi alma en la música tanto si actúo en un teatro poco conocido o grandes coliseos como la Scala o el Metropolitan.

¿Qué supone cantar con una leyenda como Plácido Domingo?
Con él siempre vas más allá de las notas. Ambos vivimos intensamente cada actuación. Ya interpretamos esta obra en Pekín y fue increíble. Aunque sea en concierto estaremos actuando porque solo así puedes transmitir todos los sentimientos que hay en esta bellísima ópera.

¿Qué representa el personaje de Thaïs para usted?
Es una persona con dos vidas. En la primera parte es la cortesana más bella y joven que el personaje de Domingo, un eremita quiere convertirla en cristiana para purificarla. En la segunda vemos como ella lo ha dejado todo, lujos y comodidades,  para buscar la eternidad. Ya no le preocupa la belleza de su cuerpo sino la del espíritu. Es un viaje bellísimo. Él en cambio empieza como un hombre honesto que, sin embargo, acaba reconociendo que oculta un gran deseo sexual por Thaïs. 

¿Qué proyectos le esperan?
Mi próximo debut importante será como Valentine en 'Los Hugonotes' de Meyerbeer, que cantaré en París en septiembre. Y con la Filarmónica de Londres interpretaré la versión original de 'Le Villi', la primera ópera de Puccini, que también grabaré en cedé. También allí me volveré a reunir con Domingo, esta vez para interpretar ‘La traviata’ en el Covent Garden.

'La traviata' es uno de los títulos más populares, uno de los más retransmitidos en los cines donde las temporadas de ópera se han asentado. ¿Cómo valora la ópera en cine?
La emoción y la energía que uno siente con la música en directo nunca igual a la que llega filmada, ya sea en cine o televisión. Aun así, valoro la ópera en cine porque permite disfrutar de ella a todo el mundo. Para los cantantes también es positivo. La ópera no es solo música, aunque es lo principal, la parte actoral es muy importante. El ojo necesita ver aquello que escucha. No puedes ser creíble como Mimí, Manon o Traviata sin una buena actuación.

¿Teme que los directores de escena primen la imagen?
En el cine, como en el teatro, todo cuenta. Y no basta tener una cara bonita o un cuerpo de modelo para hacer una ópera. Has de saber cantar, actuar y transmitir emociones. Si no logras emocionar eres solo un objeto. Si solo tienes buena voz tampoco harás gran cosa. La ópera es un todo. La gente viene a vivir emociones con la ópera, a desconectar durante tres horas. Si solo sale pensando que la cantante es bella y sexy, el director ha fracasado. Vivimos una época de gran superficialidad. Al público le puede gustar la primera vez que ve a una nueva figura bellísima. Pero con el tiempo la verdad aflora. Al público no le puedes engañar. El tiempo lo pone todo en su lugar.

En este sentido ¿qué pasará con el movimiento #MeToo?
Me parece bien que haya salido a la luz pero he preferido no meterme demasiado. La gente del cine y del teatro ha sido la más activa. Yo nunca me he sentido una mujer bellísima, y he tenido que hacer carrera a base de estudiar para poder abrirme camino. El mundo del espectáculo no es tan bello como lo pintan y me parece bien que se denuncien los abusos. Hollywood ha puesto el foco en algo que, por lo que me cuentan mis amigos, ocurre en todas partes. En el fondo es una guerra de poder entre quienes creen que pueden hacer de todo porque tienen poder y se aprovechan de quien no lo tiene. Es bueno que se hable de esto, pero tampoco sin abusar ni especular. 

0 Comentarios
cargando